Los Budas Colosales de Asia

Desde las montañas de Japón hasta los desiertos de Afganistán, pasando por las selvas de Camboya o los templos de Tailandia, gran parte del continente asiático está salpicado de colosales figuras de Buda, algunas de las cuales hacen parecer a la estatua de la Libertad, a su lado, un juguete.

Hoy quiero contarte cuáles son las más grandes de estas enormes estatuas de Buda, dónde se encuentran, cuál es su propósito y en que se diferencian una de otras. Sigue leyendo para conocer sus características y descubrir sus secretos.

 

Visita la sección: Figuras budistas si quieres ver figuras de buda en venta

 

 

¿Por qué Colosos?

La palabra coloso es de origen griego y significa “estatua gigantesca”. Sin embargo, esta palabra ha llegado a nosotros gracias a que los romanos llamaron así a la que se considera una las siete maravillas del mundo antiguo, el Coloso de Rodas.

El Coloso era la estatua del dios Helios que se encontraba en la isla de Rodas, y de ella no queda desde hace muchos siglos nada salvo los escritos que la describían. Debió de ser la estatua más grande del mundo antiguo, con 32 metros de altura según los historiadores romanos. Ninguna otra estatua desafió al Coloso hasta mil años más tarde, con la construcción de los imponentes budas de Bimayan, en Afganistán, de 35 y 53 metros de altura cada uno.

Los desaparecidos Budas de Bamiyan

 

el buda de bamiyan

Para hacernos una idea de las proporciones de las que hablamos, la estatua de la Libertad de Nueva York, que todos conocemos, mide 93 metros con pedestal incluido, mientras que el Gran Buda de Bamiyan medía 53 metros por sí solo.

 

Las estatuas datan, o mejor dicho databan, de principios siglo VI y hay narraciones antiguas que describen el lugar como un bullicioso centro budista con más de diez monasterios y un millar de  monjes viviendo en ellos. Ubicadas en la Ruta de la Seda, todavía hoy es un misterio quienes fueron sus promotores y de que modo las construyeron.

Lamentablemente hoy no queda más que un holograma que reconstruye como fueron estas majestuosas imágenes que durante los tres últimos siglos fueron objeto de mutilaciones y ataques en varias ocasiones, hasta su destrucción total en 2001 por el régimen de los talibanes.

Este trabajo de destrucción no es tan fácil como la gente quiere pensar. No se puede bombardear así como así las estatuas, puesto que ambas fueron talladas en un acantilado, están firmemente pegadas a la montaña.

Ministro de información talibán.

Por si fuera poco, en Bamiyan, todavía se busca una legendaria estatua que según ciertos relatos antiguos, ¡medía nada menos que 300 metros! Mientras tanto siguen apareciendo restos arqueológicos y reliquias.

 

los budas de bamiyan

 

A diferencia del Coloso, los Budas de Bamiyan directamente se tallaron sobre la pared de una montaña, justo como el siguiente de los titanes que vamos a ver, El buda de Leshan.

El Buda de Leshan

El siguiente de la lista de hoy es el Buda tallado en roca más grande que existe, con 71 metros de altura. Este Buda, no es mucho más moderno que los anteriores (se comenzó a tallar en el año 713 y se terminó en el 803), pero sí se sabe bastante más sobre él.

Esta gigantesca estatua se encuentra al oeste de China, en la Montaña Emeishan, provincia de Sichuan, conocida por su clima lluvioso. La ubicación de la mole no se escogió al azar, sino que fue cuidadosamente planificada para cumplir con su propósito: apaciguar a los demonios del agua que habitaban en la confluencia de tres caudalosos ríos.

Desde que Buda vigila estos ríos desde la montaña, las crecidas son menos peligrosas, ya sea gracias a su divina influencia o gracias a los grandes bloques de piedra extraídos de la ladera de la montaña, que se arrojaron al fondo de los ríos durante su construcción y que cambiaron el curso de estos.

 

EL BUDA DE LESHAN

 

La región de la ciudad de Leishan es un húmedo vergel en el que crecen miles de especies diferentes de plantas. Los constructores del Buda, conocedores de las lluvias del lugar, lo hicieron para perdurar, dotándolo de un sistema de drenaje que todavía sigue funcionando y gracias al cual, la erosión de la estatua es mucho menor de lo que hubiera sido.

A pesar de las precauciones tomadas en su diseño, la estatua peligra debido a la erosión de su base, donde se han descubierto decenas de agujeros que amenazan la estructura desde sus cimientos.

En otro vergel más frondoso y lluvioso que Leishan, si cabe, se encuentra la siguiente parada de nuestro viaje: las ruinas de Angkor de Camboya.

Bustos gigantes del templo de Bayón.

A diferencia de las estatuas anteriores, aquí las grandes proporciones nos las encontramos en  las cabezas. Y ni siquiera podemos decir que sean cabezas de buda exactamente, pues inicialmente fueron dedicadas al dios hinduista Vishnú.

Los bustos gigantes del templo de Bayón son sólo algunas de los centenares de estructuras presentes en el complejo de los templos de Angkor, de kilómetros de extensión. Las tallas, esculturas y arquitectura de Angkor se cuentan por miles y  son una de las maravillas más famosas de Asia y del mundo entero.

 

bustos de bayon

Los rostros de los templos de Bayon, aparecen de cuatro en cuatro, cada uno mirando a uno de los cuatro puntos cardinales, y simbolizan la omnipresencia del Buda. También se cree que pueden estar hechos a semejanza de Jayavarman VII, el emperador Jémer que ordenó la construcción de Angkor.

 

A parte de su imponente tamaño y trabajada manufactura, gran parte de la belleza de estas cabezas reside en su entorno, y en como las figuras parecen fundirse en él. Recordemos que las ruinas de Angkor de Camboya, fueron redescubiertas a finales del siglo XIX cuando ya la jungla las había engullido por completo.

La erosión de las piedras y los frondosos árboles que las rodean, nos recuerdan a una de las caras más fotografiadas de buda que se encuentra en el siguiente enclave que vemos hoy: la antigua ciudad de Ayutthaya.

El Buda recostado de Ayutthaya

La antigua capital del reino de Siam actualmente es un parque arqueológico situado cerca de la nueva ciudad de Ayutthaya, en Tailandia. En él se conservan, restaurados en gran medida, muchos de los templos que fueron construidos en el siglo XIII y que estuvieron activos durante 400 años hasta su destrucción por invasores birmanos.

Aquí, en distintos templos, podemos encontrar dos famosas estatuas, la cara de un buda atrapada en las raíces de un anciano ficus y la espectacular figura de un buda recostado de 42 metros de largo.

 

estatuas de ayutthaya

La postura del buda recostado representa el momento en el que Buda se tumbó para morir en un estado de absoluta paz.

 

Apenas queda nada del templo que albergaba a esta impresionante figura que los monjes se ocupan de vestir con el característico manto naranja del budismo, todo lo contrario que le ocurre a otro Buda reclinado, el del templo de Wat Pho, también en Tailandia.

El Buda recostado de Wat Pho

Con 46 metros de largo, esta estatua de Buda es más grande aún que la anterior, pero en este caso, al estar dentro de un templo no se puede  abarcar entera con la vista, resulta quizás, algo menos impactante.

Los templos de Wat Pho se encuentran en el propio Bangkok y se hicieron como consecuencia de la destrucción de los de Ayutthaya. Estos templos sirven como escuelas oficiales de medicina tradicional, farmacia y enfermería entre otras cosas y en su interior albergan más de mil estatuas de buda, siendo la mayor de ellas la del Buda reclinado.

 

buda de wat pho

Compensando la falta de espacio desde donde poder admirar la figura, la estatua de Wat Pho, está recubierta en su totalidad de pan de oro, salvo los ojos y los pies que lo están de nácar.

 

Si el buda recostado de Wat Pho es grande, todavía nos queda pasar al mayor de los budas recostados que existen, en el vecino país de Myanmar…

Los Budas gigantes de Monywa

De dudoso gusto pero no por ello menos espectaculares son las dos descomunales efigies de Buda que se encuentran en la localidad birmana de Monywa: el buda reclinado más grande del mundo y el segundo buda erguido más grande, este último construido en 1991.

Aunque se las conoce como estatuas, bien podríamos llamarlas edificios, pues estas dos figuras están huecas en su interior y son visitables por devotos y turistas. El buda reclinado mide 100 metros de longitud de pies a cabeza y el buda erguido 130 metros repartidos en 31 pisos sin ascensor.

 

estatuas de los budas de monywa

 

Ahora, en la última etapa de este viaje por los gigantes de Asia, vamos a ver a los dos últimos colosos que rivalizan o superan al buda erguido de Monywa.

El Buda del Templo de la Primavera (del Manantial) y el Buda de Ushiku.

Empecemos por Japón, allí, en la ciudad Ushiku, existe una estatua de Buda de 100 metros de alto (sin contar el pedestal, que tiene otros 20), otra mole cuya visión no se puede describir con palabras que le hagan justicia.

Al igual que en las anteriores, esta estatua también esta hueca, y en su interior no solo hay un lugar de culto, sino que también hay tienda y museo, todo un negocio vaya.

Y por fin, llegamos al último coloso de Buda, el más grande jamás construido con 153 metros de alto (128 sin pedestal), el Buda del templo del Manantial. Esta ubicado en un remoto enclave de la provincia china de Henan, a más de dos horas de autobús desde la ciudad más próxima, Lushan. Por ello, pese a su majestuosidad, son pocos los turistas que acuden al lugar.

 

figuras de buda gigantes

Las dos figuras son sorprendentemente parecidas, tanto en el estilo de sus ropas, forma física o postura, pues ambos Budas se encuentran realizando el mudra abhaya con su mano derecha.

 

Su construcción finalizó en 2003 y para ella se emplearon la friolera de 108 kilos de oro, 3.300 toneladas de cobre y 15.000 toneladas de acero.

Como curiosidad hay que comentar que el nombre chino de la estatua es “Buda del Templo del Manantial”, debido a las aguas termales del cercano manantial de Tianrui, cuyas aguas fluyen a 60 ºC. Una incorrecta traducción del inglés al castellano ha provocado el error de suponer que “Spring Temple” significaba Templo de la Primavera.

Reflexión final, ¿Por qué tienen que ser tan grandes?

Al ver todas estas estatuas parece mentira que hubiese un tiempo en el que, para el budismo primitivo, representar la imagen de Buda fuese un tabú. Hoy día parece más bien todo lo contrario.

Creo que el afán por erigir imágenes de buda lo más grande posibles puede compararse con la costumbre tibetana de dibujar mantras en las piedras mani, o de hacer girar sus ruedas de oración. Cuantos más mantras y cuantas más vueltas mejor, pues mayor compasión se muestra por los semejantes.

 

piedras mani

Para los budistas tibetanos, el sólo hecho de ver el mantra “Om mani padme Om” escrito sobre las piedras, es motivo de acumulación de buen karma.

 

Del mismo modo cuanto más grande sea la figura de buda, mejor karma y mayores bendiciones para quienes la han levantado y acuden a admirarla.

Aun así tengo que admitir que la fuente de ingresos que supone el turismo allá donde se ubican estos gigantes tiene mucho que ver con su construcción.

Aquí te dejo una cita de Su Eminencia Trizin Tsering Rinpoche, presidente del proyecto internacional Buda Dordenma, que planea la construcción de otro coloso mayor aún que el del Templo del manantial:

“Al construir estatuas de Buda, innumerables personas pueden orar y ofrecer durante miles de años, por lo tanto, al recibir bendiciones, despejar negatividades y construir virtudes, esta vida será feliz, la próxima vida será mejor a un nivel más alto y, finalmente, todos serán iluminados. El bienestar de las generaciones futuras depende de la amabilidad y compasión de los patrocinadores actuales, los constructores de Buda y quienes participan en esta actividad. Este proyecto beneficia a todos y a todos los seres”.

Y tú ¿Qué crees? ¡Hasta otra!

 

¿Te ha gustado esta entrada?

Suscríbete para que te avise de nuevos contenidos similares y te cuente otras cosas interesantes que no se publican en el Blog.

Responsable del fichero: Amaya Paula Muñoz Ezcurra. Finalidad: envío de publicaciones  y correos comerciales. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: los datos serán guardados por Mail Chimp, acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy. Podrás darte de baja de este servicio y ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndote a: administrador@goodsfromfar.com

 

Subir

Inicio » Blog » Lugares » Los Budas Colosales de Asia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te informo que los datos de carácter personal que envíes rellenando el formulario que aparece en esta página, serán tratados por Amaya Muñoz Ezcurra como responsable de esta web y estarán ubicados en los servidores de Webempresa dentro de la UE (Cuya Política de privacidad de puedes consultar aquí). Todo ello legitimado con tu consentimiento. La recogida y tratamiento de estos datos personales tiene como única finalidad la moderación de comentarios. Podrás ejercer en cualquier momento tus derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales dirigiéndote a la dirección de correo electrónico: administrador@goodsfromfar.com