La carpa koi: de pez a Dragón

El movimiento sinuoso y apacible de las carpas en el estanque, inspiró en el pasado remoto, el diseño del Taijitu, la representación del proceso continuo de transformación de las energías yin-yang. Sin embargo, la carpa, protagonista de un antiguo mito oriental, simboliza también muchos otros conceptos como la perseverancia o la fortuna.

Hoy en día, debido a su simbolismo, es fácil encontrarla en estanques, pinturas, tatuajes y objetos decorativos de todo tipo, mientras que algunos ejemplares de la colorida variedad ornamental conocida como koi, alcanzan precios desorbitados en aquellos países donde todavía no se ha prohibido su comercialización.

carpas koi en el estanque

El pez de la abundancia

Mucho antes de la aparición de las primeras koi, la carpa silvestre era ya era un pez muy apreciado por los antiguos chinos, que lo criaban en los arrozales como fuente de alimento para el invierno. Por ello, disponer de carpas era sinónimo de abundancia.

Estos peces fueron criados y cuidados durante todo el año generación tras generación de agricultores, que con el tiempo y debido a mutaciones espontáneas acabaron por crear mediante selección artificial diferentes variedades de colores como el blanco, negro, rojo, amarillo o azul, así como mezclas de varios de ellos.

Estas nuevas carpas ya no serían consumidas, sino mantenidas en estanques aparte para disfrutar de su contemplación y de paso, propiciar la abundancia y la buena fortuna, creencias recogidas posteriormente por el Feng-shui.

 
carpa koi y flores de cerezo

En idioma chino, “Yu”, significa tanto carpa como abundancia, por lo que una representación de un Koi o una carpa es símbolo de ello.

 

Las nuevas carpas de colores acabaron pasando de China a Corea y Japón, junto con sus leyendas y simbolismos, como el que te cuento a continuación.

La carpa que se convirtió en Dragón

Una de las fábulas o mitos más antigua del folclore chino relata como un banco de carpas que remontaba a contracorriente el poderoso río Amarillo, fue puesto a prueba por unos maléficos espíritus que entorpecían su viaje aumentando la fuerza de las corrientes y la altura de los saltos de agua.

Durante cien años las carpas intentaron remontar todo el río hasta su nacimiento en la montaña, y en ese tiempo algunas de ellas desistieron y nadaron de vuelta corriente abajo, hasta que por fin una carpa consiguió superar con un salto la última cascada, la conocida como puerta del Dragón.

Como recompensa por su esfuerzo y constancia, los dioses convirtieron a esta carpa en un majestuoso Dragón, la más noble de las criaturas en la mitología china, que remontó el vuelo por encima del río Amarillo para que todos pudiesen ver el fruto de su éxito.

 
la carpa que se convirtió en dragón
 

La leyenda dice que desde entonces, en el tercer mes de la primavera, las carpas se reúnen para remontar el río Amarillo, pero sólo setenta y una llegan hasta la última cascada. La primera carpa que logra superarla, se convierte en un Dragón que al alzarse en el cielo trae las lluvias a la región.

Todavía a día de hoy en la China rural, se refieren a los estudiantes que consiguen acceder a la Universidad como “Las carpas que han saltado la puerta del Dragón” (Li Yu Tiao Long Men) metáfora de un gran éxito conseguido después de un tremendo esfuerzo.

«Antes de ser un dragón, hay que sufrir como una hormiga»

Proverbio chino

El nishikigoi o koi, la joya viviente

Con la llegada de las primeras carpas koi desde China a Japón, la evolución de éstas se aceleró a medida que se llenaban los estanques de los nobles que las cruzaban para obtener las variedades más vistosas y originales. Finalmente, a principios del siglo XX, el propio Emperador Hiroito, mandó que se construyese un estanque koi en el mismísimo Palacio Imperial.

En la actualidad, hay más de cien variedades de carpas koi que incluyen múltiples patrones de color en sus escamas. La cría de kois, y la construcción y mantenimiento de sus estanques, diseñados para promover su salud y crecimiento, es un negocio que mueve mucho dinero tanto dentro como fuera de Japón.

 
carpa koi de la variedad tancho, asemejandose a la bandera japonesa

La variedad de carpa blanca con una mancha roja sobre la cabeza se conoce como Tancho, y mientras que para los coleccionistas japoneses es una de las más valiosas, para los seguidores del Feng-shui es una carpa a evitar pues se considera símbolo de fracaso.

 

En muchos países existen asociaciones de aficionados a las carpas koi y se celebran concursos en los que se premia a las mejores carpas según los complicados criterios de los expertos. En estos eventos, se llegan a pagar sumas de dinero espectaculares por algunos ejemplares, como la que fue adquirida en 2018 en la ciudad de Hirosima por 1,8 millones de dólares. No en vano, al pez koi también se le conoce como Nishikigoi: “Joya viviente”.

La carpa como símbolo

No sólo los nobles y los adinerados japoneses se encapricharon de las carpas koi, también entre los samuráis, honorables guerreros capaces de morir antes que fracasar, se popularizaron estos peces, al simbolizar las cualidades con las que ellos se identificaban; sacrificio, abnegación y superación de los obstáculos para alcanzar la victoria.

La carpa junto con la flor del cerezo fueron, de esta manera, los símbolos preferidos de los samuráis durante los siglos en que estos existieron en Japón.

Y mientras que los samuráis la llevaban en sus estandartes, otros la acabaron tatuando en sus cuerpos, costumbre que antes sólo se daba entre criminales, siendo este uno de los signos distintivos de los miembros de la yakuza.

Motivo de pinturas y combinaciones con otros elementos

Por todo ello, tanto en Japón como en China o en Corea, la carpa y muy en especial la carpa koi, es uno de los motivos principales de la pintura tradicional más representados, a menudo junto con otros elementos relacionados.

Por ejemplo, cuando se representa junto al Dragón simboliza el logro de los objetivos propuestos mientras que en otro caso puede aparecer nadando entre flores de loto, lo que puede significar tanto abundancia y prosperidad como la determinación por resplandecer en circunstancias difíciles.

 
pintura de acuarela de carpas koi

Ver en Amazon

Pinturas, cuadros o vinilos adhesivos son ideales para decorar un espacio con un toque oriental, y si te gusta pintar, puedes encontrar lienzos para acuarelas como el de la foto en el que ya tienes el esbozo hecho.

 

Mención especial merece el dibujo de dos koi nadando en círculo, de modo que sus siluetas conforman el símbolo del yin y el yang más famoso, el taijitu, también conocido como los peces, símbolo del equilibrio y la armonía entre las fuerzas primordiales opuestas del Tao.

Como puedes ver, la simbología que se le atribuye a este entrañable y manso pez en las tradiciones orientales es interminable y podría dedicarle una entrada sólo a enumerar significados según los colores o las posiciones y disposición de los peces en las pinturas, hoy no me extenderé más y me despido con un par de datos curiosos…

Curiosidades

¿Sabías que está documentado que la carpa más longeva vivió más de doscientos años? Fue una carpa roja llamada Hanako que se cree que vivió durante varias generaciones en la familia del Dr. Komei Koshihara, hasta la edad de 226 años en 1977.

 
Hanako, la carpa más longeva de la historia
 

Por último, la afición por las carpas Koi está en peligro en muchos países, como en España o Australia, donde se la ha catalogado como especie invasora y se prohíbe su comercialización y tenencia fuera de los acuarios y zoos autorizados a ello. Esperemos que esta situación pueda cambiar con el tiempo y podamos volver a ver estanques koi en nuestras ciudades.

¡Hasta otra!

Descárgate totalmente gratis mi ebook: “20 Símbolos de Oriente”, con 42 páginas de contenido original para sumergirte en la historia, leyendas y actualidad de los símbolos más interesantes de Oriente.

Lo quiero

 

Subir

Inicio » Blog » Curiosidades » La carpa koi: de pez a Dragón

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te informo que los datos de carácter personal que envíes rellenando el formulario que aparece en esta página, serán tratados por Amaya Muñoz Ezcurra como responsable de esta web y estarán ubicados en los servidores de Webempresa dentro de la UE (cuya Política de privacidad de puedes consultar aquí). Todo ello legitimado con tu consentimiento. La recogida y tratamiento de estos datos personales tiene como única finalidad la moderación de comentarios. Podrás ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales dirigiéndote a la dirección de correo electrónico: administrador@goodsfromfar.com