El arte de los antiguos fumaderos de opio

Hubo un tiempo en el que el consumo de la droga del opio, entre la clase alta de la China Imperial, propició el desarrollo de una estética única sofisticada y genial. Resulta sorprendente que algo tan nocivo como podía ser el consumo de una droga, fuese a ser la excusa para la manufactura de tantos objetos de tan alta calidad artesanal.

Aunque muy pocos objetos auténticos relacionados con el consumo del opio han llegado hasta nuestros días, y estos se venden como antigüedades y reliquias a precios desorbitados, las réplicas hechas con motivos ornamentales no faltan, precisamente por lo elaborado de su artesanía y lo original de su estética.

 

pipa para fumar opio

 

Un poco de historia

Para ponernos en situación, es necesario entender el contexto en el que se desarrolló la cultura del consumo del opio en China en el siglo XIX.

Desde el siglo XVI China comerciaba con los países europeos que  mantenían colonias en Asia, como España, Portugal, Francia, Gran Bretaña y Holanda. China controlaba este comercio rigurosamente, mantenía precios altos y sólo demandaba plata a cambio de sus exportaciones de té, sedas, porcelanas y demás mercancías altamente valoradas en Europa.

Sin embargo, además de la plata, el opio también entraba en China como contrabando desde hacía mucho tiempo, principalmente desde la India. En 1829, debido a la gran cantidad de adictos a esta droga, el Emperador Daoguang prohibió el consumo de opio, lo  que perjudicó en gran medida a Gran Bretaña y Francia.

Esto fue el desencadenante de las llamadas guerras del Opio, que enfrentaron a China contra estas dos potencias, resultando perdedora China, que tuvo que aceptar resignada la imposición legal del comercio del Opio por parte de los europeos.

Así, desde las plantaciones de la India o Turquía se inundó China de Opio, y su consumo se extendió a todos los niveles sociales, floreciendo los fumaderos de opio de todas las categorías.

Pero no sólo en China se fumaba el Opio, allá donde había comunidades chinas se exportó la costumbre, primero el sudeste asiático con Indochina (la actual Vietnam) como principal consumidor, y luego Europa y Estados Unidos donde se puso de moda fumar opio al estilo chino.

 

fumando opio

 

Desarrollo artístico

Durante esta época de fácil acceso al opio en China, había una gran diferencia entre los fumaderos de la clase trabajadora y los de la clase alta. Los ricos a menudo disponían de habitaciones para fumar en su propia casa y un sirviente les preparaba el opio.

De la misma manera, para satisfacer el gusto por la opulencia de estos consumidores pudientes, se desarrolló paralelamente al consumo de la droga toda una parafernalia y rituales únicos. Las pipas para fumar el opio, las lámparas para vaporizarlo y otros accesorios como bandejas, almohadas o divanes fueron elaborados con los mejores materiales como marfil, jade, plata y porcelana.

Usos como elementos ornamentales

A medida que en los diferentes países, se iban promulgando las leyes que prohibían el consumo de opio y se cerraban los fumaderos clandestinos, se incineraba por un lado el opio incautado y quedaban destruidos cualquier instrumento y obra de arte relacionadas con su consumo.

Aun así, gracias a las fotografías de la época, podemos ser testigos del desmesurado lujo con el que se rodearon los fumadores pudientes y algo de su estética quedó como parte de un estilo de decoración oriental exótico. Un buen ejemplo son los diseños de las camas o divanes para fumar, que hoy en día encajan perfectamente como mesas de centro, rincones de lectura o simples elementos decorativos.

 

diván de opio

Este diván para fumar se ha utilizado como mueble decorativo junto con unas marionetas balinesas, para conformar un rincón de inspiración oriental variado.

 

Otras piezas también pueden hacer las veces de accesorios decorativos, como las almohadas, las lámparas o las pipas. Las almohadas en las que se recostaban los fumadores se llegaron a hacer incluso de porcelana y algunas de ellas permitían al fumador guardar su cartera y objetos personales en un compartimento interior para cuando perdiese la conciencia en el sueño narcótico opiáceo. Hoy seguro que las hubieran fabricado con cargador para el móvil.

Las lámparas de opio, se fabricaron a partir de una amplia gama de materiales, desde las más baratas de latón hasta las más caras y lujosas elaboradas a partir de vidrio estratificado de Pekín. Por otro lado, Vietnam fue una vez conocido por sus lámparas de opio de plata exquisitamente adornadas.

Finalmente, en las pipas es donde más variedad podemos encontrar, algunas de ellas con intrincados y preciosos diseños.

tubos de opio

Conclusión

Hace poco comentaba, en un post sobre la decoración colonial, que en este estilo el uso de los complementos es esencial, porque nos pueden servir para resaltar el ambiente concreto que queramos recrear y dar ese toque vintage que nos recuerde a estampas del siglo XIX.

Pues bien, creo que rescatando del olvido los accesorios relacionados con la cultura del lujo en el consumo del opio del siglo XIX, podemos encontrar algunos objetos e incluso muebles que cumplen con todos los requisitos necesarios para ser el aliado perfecto de una decoración exótica. ¿A tí qué te parece? Como siempre estaré encantada si quieres comentar!

 

Descárgate totalmente gratis mi ebook: “20 Símbolos de Oriente”, con 42 páginas de contenido original para sumergirte en la historia, leyendas y actualidad de los símbolos más interesantes de Oriente.

Descargar

 

Inicio

Inicio » Blog » Decoración » El arte de los antiguos fumaderos de opio

 

2 pensamientos sobre “El arte de los antiguos fumaderos de opio”

  1. Es tremenda la forma de narrar el artículo. A ver, en esa época era Inglaterra la mayor consumidora de opio. De hecho, todos los países eran consumidores, solo que entonces no eran drogas como entendemos ahora, era medicina. En cualquier época, desde la clásica a la moderna, el uso del opio a través de distintas fórmulas para ingerirlo, sigue vigente y su prohibición y control por los americanos, hace más daño y crea más corrupción que ninguna otra cosa.
    El arte, es los fumaderos, es una muestra más de la estética oriental tan delicadamente expresada.
    Gracias.

    1. Gracias por tu aportación.
      Si es cierto lo que dices, en mayor o menor medida se consumía en todas partes y de diferentes maneras, no sé si Inglaterra era la mayor consumidora o no. porque parece ser que, en Europa, abundaban más los fumaderos en París que en Londres. Es verdad que, el Laúdano y otros derivados del opio se vendían en las farmacias como medicamento, pero también es cierto que su venta se fue prohibiendo en todas partes, justamente por la adicción que generaba.
      Y efectivamente, en el artículo lo que pretendo es acercarme a este tema desde el punto de vista de la expresión artística china surgida en torno a los fumaderos en un momento histórico concreto, sin entrar a valorar las consecuencias del consumo del opio antes o ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te informo que los datos de carácter personal que envíes rellenando el formulario que aparece en esta página, serán tratados por Amaya Muñoz Ezcurra como responsable de esta web y estarán ubicados en los servidores de Webempresa dentro de la UE (cuya Política de privacidad de puedes consultar aquí). Todo ello legitimado con tu consentimiento. La recogida y tratamiento de estos datos personales tiene como única finalidad la moderación de comentarios. Podrás ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales dirigiéndote a la dirección de correo electrónico: administrador@goodsfromfar.com