El valor del Jade

Cuando Hernán Cortés se encontró con Moctezuma por primer vez, éste le regaló cuatro piezas de Jade, sin embargo el conquistador las desdeñó, pues era oro lo que buscaba y no piedras sin valor. Hoy en día seguramente la historia hubiera sido otra, veremos porqué…

 

 

El Jade en la Historia y la Prehistoria

El Jade es una de las piedras más antiguas conocidas que el hombre ha apreciado y trabajado. Desde el neolítico los antiguos chinos ya extraían Jade en la región circundante a la ciudad de Jotán (Khotan), donde ya apenas queda nada, y los olmecas en América ya trabajaron el jade hace más de 3500 años.

 

 

Ambos mundos apreciaban el jade por su enorme belleza, propiedades y gran dureza, ya que es una piedra extremadamente dura, que se conserva perfectamente con el paso del tiempo. Se empleaba para armas y armaduras así como para objetos de uso cotidiano, joyas y objetos rituales o funerarios como los antiquísimos seis jades rituales de la antigua china.

Tanto para chinos como para aztecas, o mayas y olmecas, tal y como ilustra la anécdota de Hernán Cortés, el jade era más valioso que el propio  oro.

Simbolismo del jade en las civilizaciones antiguas

Los pueblos antiguos, en general, asociaban las características físicas de las cosas con significados trascendentales y por eso civilizaciones tan distantes entre sí, otorgaban al jade unas propiedades místicas y simbólicas muy parecidas.

De esta manera debido a su extremada dureza, se asociaba al jade con la eternidad, la inmortalidad y la vida. Para los mayas era la esencia de su dios principal, la Serpiente emplumada o Quetzalcoatl. Se dice que hay una estela de un príncipe maya en la que está escrito: “Mi amor por ti es tan eterno como el jade“.

Para los chinos era la piedra del emperador y de hecho, el carácter chino para el Jade (Yù) es esencialmente el mismo que el del emperador (Wang), pero con una pequeña coma adicional. En ambos caracteres se representa el Universo como tres líneas horizontales (Paraíso, Tierra y Humanidad) unidas por un trazo vertical que simboliza la unión de los mundos, es decir que la misión del Emperador es la de unir al Hombre con la Tierra y el Cielo mientras que el jade facilita la conexión con el más allá, de ahí las costumbres funerarias de los antiguos chinos de enterrar, a los que se lo podían permitir, con jade.

 

yù

 

Tal era el valor  que los chinos le daban al jade, que durante mucho tiempo sólo se permitía a los nobles vestir accesorios de jade, pues se asimilaban las propiedades de éste a las virtudes que a todo noble se le suponían. Un pasaje del libro de los ritos “Li Chi” ilustra esto:

“La Benevolencia radica en su superficie brillante,
el Conocimiento en su calidad luminosa,
la Rectitud en su incorruptibilidad,
el Poder en que no hace daño,
la Pureza de corazón en que no posee manchas,
la Eternidad en su durabilidad,
el Liderazgo moral en el hecho de que va de mano
en mano sin ser ensuciado”

Li Chi (El libro de los ritos)

 

Tipos de Jade

Tan conocido como era desde la antigüedad y sin embargo, no fue hasta el siglo XIX que un científico francés descubrió que el antiguo jade proveniente de china no era del mismo tipo que el jade americano.

Inicialmente, a todo el jade conocido se le clasificó científicamente como “lapis nephriticus” (en latín: piedra del riñón) o Nefrita, pues había una antigua creencia maya que suponía propiedades curativas para las dolencias del riñón.

Más tarde, se descubrió que en Birmania, la actual Myanmar, se estaba extrayendo un tipo de jade de mayor calidad que el clásico chino, cuyas características eran las mismas que las del jade mesoamericano. Para diferenciar ambos tipos, al jade birmano y mesoamericano se les llamó Jadeita, el chino sin embargo se quedaría con el nombre de nefrita.

 

jade

 

Diferenciar un tipo de jade otro es algo que, en muchos casos, está reservado a los expertos con el equipo adecuado. De todos modos, en general, se puede decir que la jadeíta se considera como más pura que la nefrita, más dura y algo más densa y se presenta de forma natural en mayor variedad de colores. Además, hoy en día, la translucidez de las piedras de jade es una de las características más buscadas y es más común en las piedras de jadeíta.

Lugares de extracción

La nefrita es más común que la jadeíta y dado su origen, todos los objetos antiguos chinos de jade son de nefrita. En la actualidad, los principales depósitos de nefrita conocidos se encuentran en la provincia china de Xinjiang, en Australia, Nueva Zelanda, Canadá (Columbia Británica), Estados Unidos y Rusia.

La jadeíta sólo se extrae de Myanmar y de Guatemala, con pequeñas reservas conocidas pero no viables económicamente en Siberia. Luego ya sabemos que si la procedencia de una pieza de jade, no es de uno de estos dos sitios, será de la variedad nefrita.

El mejor jade de Myanmar se extrae al norte del país, cerca de la frontera China, en las minas de los valles de Hpakant, en el Estado de Kachin.

Por otro lado, las minas del valle de Motagua en Guatemala son un caso curioso, pues son las mismas que hace miles de años surtieron de jade a todo el mundo precolombino, y que tras la conquista de los españoles fueron abandonadas y permanecieron olvidadas para el mundo hasta que hace poco fueron redescubiertas y vueltas a explotar. En ellas se extrae el que con pocas excepciones es el jade de mejor calidad del mundo, en una gran variedad de colores, con verdes que van desde casi el azul o turquesa hasta un precioso verde intenso junto con otros colores más escasos como naranja, arco iris, o el recientemente descubierto azul olmeca.

 

jade

 

Colores

Hay jade de prácticamente todos los colores, siendo para las nefritas los más comunes el blanco, blanco-verdoso, marfil, amarillo y marrón así como diferentes tonalidades de verde. Los colores rosa, naranja y lavanda están reservados para la jadeíta.

 

 

El color negro también existe pero es más escaso, en Birmania se le conoce como “la sombra del amante” o “la sombra del hombre de éxito”. En Guatemala se ha encontrado una variedad de jadeíta negra que contiene incrustaciones de plata, oro y platino que se conoce como negro galáctico.

En la actualidad, el color más apreciado es el verde, destacando el conocido como verde imperial o verde chino, que en sólo se puede encontrar en las minas de Myanmar y de Guatemala.

El valor del jade

No estaban nada desencaminados los antiguo chinos cuando decían que  “cualquiera puede ponerle precio al oro, pero el valor del jade es incalculable”. Y es que aunque dependiendo de la variedad, color y calidad, hay muchas piezas de nefrita muy asequibles para cualquier bolsillo, pero también es cierto que las mejores piezas de jadeíta pueden llegar a valorarse en millones con precios solo superados por el diamante.

 

 

 

No obstante, el principal problema con la valoración del jade está en que no existe un índice internacional para establecer su precio en el mercado. Así, mientras que el oro o la plata pueden fundirse y tienen un precio objetivo que se basa en su peso y pureza, cada pieza de jade es única y su valor puede variar dependiendo de quién lo tase que se fijará en la calidad del trabajo, uniformidad y saturación del color, brillo,  textura, translucidez y otros aspectos subjetivos.

Aun así, existe una clasificación general para distinguir la calidad de las piedras y de forma general se puede decir que las más valoradas son aquellas que se presentan en su estado natural, sin manipulaciones artificiales del color. Esta clasificación, ordenada de mejor (A) a peor (D) es la siguiente:

  • Grado A: Sin tratar artificialmente, solo pulidas.
  • Grado B: Son piezas manipuladas artificialmente, blanqueadas con ácido sulfúrico o rellenadas en sus imperfecciones con resinas o ceras, para mejorar su apariencia. Estas piezas con el tiempo es inevitable que pierdan calidad y se deterioren.
  • Grado C: Piezas teñidas artificialmente.
  • Grado D: Piezas tratadas según los procedimientos B y C a la vez.

Imitaciones

Como con todo lo que tiene valor, las imitaciones están a la orden del día. El engaño más normal es intentar hacer pasar una pieza como más valiosa de lo que realmente es, ya sea porque se ha teñido artificialmente y se venda como si fuese sin tratar o bien porque se intente hacer pasar nefrita por jadeíta.

Hay sitios en Internet dónde explican cómo identificar jade auténtico, yo personalmente, no lo recomiendo, quizá está bien como pasatiempo para comprobar como un jade que ya sabes que es auténtico cumple con las pruebas, pero nada más. Estar seguro al 100% de la autenticidad de una piedra es imposible y habría que hacerla pasar por un laboratorio.

Por otra parte, dada su popularidad, a veces se intentan comercializar algunas piedras como si fuesen jade, sobre todo Serpentina y Aventurina. Aunque también son piedras que tienen su valor y trabajadas se obtenien bonitos objetos decorativos o de bisutería, no se pueden comparar con el jade.

Actualidad

El jade está experimentando una explosión en los precios y se calcula que su valor se ha multiplicado por diez en la primera década de este siglo, debido fundamentalmente a la demanda china. Además la fiebre del jade ha traspasado las fronteras de China y la piedra cada vez es más popular en Occidente.

 

 

Esto está llevando a la sobreexplotación de las minas de Birmania, donde se excava a ritmo vertiginoso para llevar el máximo posible de jade a Mandalay, ciudad al norte del país que se ha convertido en el centro de comercio de jade más importante del mundo que, al igual que sucede en otros sitios (Peshawar en Pakistán con el Lapislázuli afgano), es también el mayor centro de contrabando cuyo destino en este caso, es China.

 

 

Cuidados

Para terminar, sólo decirte que si tienes algo de jade, apenas te tienes que preocupar por cuidarlo ya que no pierde lustre con el uso, sino todo lo contrario.

Como mucho, puedes limpiarlo con agua y jabón y para limpiar las ranuras entre las tallas o las monturas metálicas que pueda tener tu pieza puedes ayudarte de un pequeño cepillo de cerdas suaves.

Esto es todo por hoy, Hasta otra!

Visita la sección: Piedras decorativas si quieres ver piezas de jade en venta.

 

¿Quieres saber más acerca de lo que están hechos los objetos decorativos y artesanías más interesantes de Oriente?
Suscríbete para que te avise de nuevos contenidos similares y te cuente otras cosas interesantes que no se publican en el Blog.

Responsable del fichero: Amaya Paula Muñoz Ezcurra. Finalidad: envío de publicaciones  y correos comerciales. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: los datos serán guardados por Mail Chimp, acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy. Podrás darte de baja de este servicio y ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndote a: administrador@goodsfromfar.com

 

Inicio » Blog » Materias primas » El valor del Jade

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te informo que los datos de carácter personal que envíes rellenando el formulario que aparece en esta página, serán tratados por Amaya Muñoz Ezcurra como responsable de esta web y estarán ubicados en los servidores de Webempresa dentro de la UE (Cuya Política de privacidad de puedes consultar aquí). Todo ello legitimado con tu consentimiento. La recogida y tratamiento de estos datos personales tiene como única finalidad la moderación de comentarios. Podrás ejercer en cualquier momento tus derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales dirigiéndote a la dirección de correo electrónico: administrador@goodsfromfar.com