La mirada del Ojo Turco

Uno no puede viajar a Turquía sin verlo en todas partes; en las puertas de las casas, de los negocios o los restaurantes, en los taxis y como no, como accesorio de vestir. El Nazar Bonzuk, también conocido como Ojo Turco u Ojo Griego es todo un símbolo cultural turco y uno de los detalles preferidos para traerse de vuelta como regalo o adorno.

Sus llamativos colores y su apariencia de ojo nos hacen desviar, instintivamente, la mirada hacia él, lo cual es justo su propósito, ¿sabes por qué? En este post te contaré esto y algunas curiosidades más sobre su origen y aspecto.

 

 
Ojo griego

Todo tiene que ver con la mirada, el mal de ojo

La creencia de que la mirada de ciertas personas, llenas de envidia, es capaz de dañar a otros, existe desde la más remota antigüedad y en muchas partes del mundo, es lo que se conoce como el mal de ojo (evil eye en los países anglosajones).

De esta manera, se encontraba una explicación a los casos en los que la mala fortuna sobrevenía a aquellos que antes habían sido dichosos.

Según esta creencia, cuando se observa con envidia a algo o a alguien, se le puede llegar a causar desgracia y fatalidad de manera involuntaria y en el peor de los casos, de forma totalmente consciente, pues también se cree que hay quien es capaz de hacerlo intencionadamente.

El mal de ojo podía caer sobre pertenencias, personas o familias enteras y causar la ruina completa, por ello, desde el principio se buscaron modos de combatirlo y qué mejor manera de hacerlo que con otros ojos…

 
Amuleto Egipcio Ojo de Horus

El ojo de Horus ya se empleó como amuleto para vivos y también para muertos en Egipto. Puede que su recuerdo en los países donde Egipto estuvo presente influyera en la forma del Ojo Turco actual que, por otra parte, al emplear los mismos minerales en su fabricación era también del mismo color azul.

Ojos contra el mal

Así pues, los talismanes con forma de ojo, para proteger de las desgracias producidas por la envidia, han existido, por lo menos desde el antiguo Egipto o incluso antes, siendo el Ojo Turco uno de los pocos que ha llegado hasta nuestros días.

Por tanto, el propósito del Nazar no es otro que desviar, aunque sea por unos instantes, la mirada del envidioso de aquello que envidia y así protegerlo de su maligno influjo. Es un talismán contra el mal de ojo, que se cuelga en la entrada de la casa, se sitúa en el negocio, en el coche, se lleva puesto y muy especialmente se pone a los recién nacidos como  pulseras.

Otros ejemplos de ojos protectores que han sobrevivido a lo largo de la historia son las plumas de pavo real que desde siempre se han usado en la India o las piedras dzi tibetanas, en cuya superficie se solían diseñar ojos, dicen que tras haberlo aprendido de los persas.

 
Amuletos contra el mal de ojo

Curiosamente, en el mundo del teatro, al contrario que fuera de él, existe la superstición de que las plumas de pavo real sobre un escenario traen mala suerte.

Origen y Leyendas

Aunque en Turquía hay algunas leyendas en torno al origen del Nazar muy extendidas, no está muy claro su origen y lo único que sabemos a ciencia cierta es que los primeros Ojos Turcos, tal y como los conocemos hoy en día, aparecieron hacia el año 1500 a.C. en el Mediterráneo oriental; con lo que serían muy anteriores a la propia existencia de Turquía o el imperio Otomano.

De hecho, el uso del Nazar no es exclusivo de Turquía. Antiguamente debió de emplearse en casi toda Asia central, mientras que en Chipre y Grecia sigue siendo muy popular. Seguramente que no sea una coincidencia que los antiguos griegos pintasen unos ojos azules muy parecidos en los trirremes, sus poderosos barcos de guerra, para protegerlos de los peligros del mar.

 
Ojo turco en barco y en avión

La costumbre de situar ojos en las naves viene de antiguo, los griegos lo hacían en los barcos y en la actualidad hay aviones turcos que lo pintan en sus colas.

Ojo Turco auténtico

Posiblemente, si el Nazar ha conseguido perdurar en el tiempo, no es sólo debido a su poder neutralizador de las malas influencias, sino también a lo llamativo de su diseño. Hoy se venden a millares a propios y extraños, unos convencidos de sus poderes y otros atraídos por su hipnótica mirada. Parece que después de todo, el Nazar cumple su función de desviar las miradas hacia él.

Ahora bien, como en todos los productos de éxito, abundan las imitaciones. Lo bueno es que por esta vez, el producto original no es caro, ya que el Ojo Turco se ha hecho tradicionalmente de manera artesanal con productos muy asequibles: vidrio, cobre o zinc y sales de cobalto. Sólo las copias muy malas se llegan a hacer de plástico.

 
Árbol de los deseos en Capadocia

En los sitios más turísticos de Turquía se pueden encontrar árboles repletos de Ojos Turcos como el de la foto, que se encuentra en Uchisar, región de Capadocia. Se les llama árboles de los deseos y seguramente que tienen mucho que ver con la costumbre de colgar tiras de tela con deseos escritos a mano en la festividad turca de Hidirellez.

Aunque ahora la mayoría son hechos industrialmente y se pueden encontrar de casi todos los colores, todavía quedan muchos artesanos, sobre todo en la región de Esmirna, que todavía los hacen a la antigua usanza.

El Ojo Turco más auténtico que podrás encontrar es de vidrio, de un color azul cobalto intenso y posiblemente con bastantes burbujas en su interior, fruto de una fabricación artesanal y su forma no es completamente redonda, sino que asemeja a una gota.

Por último, una curiosidad.

Mucho más al este de Turquía, en Pakistán y en la India, existe una superstición según la cual, las personas y las cosas muy queridas que pueden ser objeto de envidias o incluso de admiración excesiva, deben protegerse mediante algún defecto para evitar que están seas perfectas. Así por ejemplo, a una casa se le incluye un pequeño defecto en la fachada y a un niño recién nacido se le mancha de negro o incluso se le escupe.

A esta curiosa tradición se le conoce como Nazar Battu.

 
Ojo Turco, Nazar Bonzuk

Ver en Amazon

Como sucede con otros amuletos del mismo tipo, se dice que cuando un Nazar cumple su misión, éste se quebrará. Merece la pena tener más de uno, por si acaso…

¿Qué te ha parecido? Yo me quedaría con la costumbre de regalar a los bebés Ojos Turcos y colgarlos cerca de la puerta antes que romperla un poco.

¡Hasta otra!

Descárgate totalmente gratis mi ebook: “20 Símbolos de Oriente”, con 42 páginas de contenido original para sumergirte en la historia, leyendas y actualidad de los símbolos más interesantes de Oriente.

Lo quiero

 

Subir

Inicio » Blog » Objetos » La mirada del Ojo Turco

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te informo que los datos de carácter personal que envíes rellenando el formulario que aparece en esta página, serán tratados por Amaya Muñoz Ezcurra como responsable de esta web y estarán ubicados en los servidores de Webempresa dentro de la UE (cuya Política de privacidad de puedes consultar aquí). Todo ello legitimado con tu consentimiento. La recogida y tratamiento de estos datos personales tiene como única finalidad la moderación de comentarios. Podrás ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales dirigiéndote a la dirección de correo electrónico: administrador@goodsfromfar.com