Lo mejor del incienso japonés

Todo amante del incienso debería probar alguna vez el japonés, no hay otro cuyo aroma sea más sutil o que sea fabricado con tanto esmero y detalle.  Las fragancias del incienso japonés son muy distintas a las más conocidas de los inciensos de la India o China, y se obtienen a partir de recetas tradicionales que, en su mayor parte, se mantienen en secreto.

Si te gusta el incienso y todavía no conoces el japonés, no pierdas tiempo. En este post te ayudaré para que te inicies con los mejores y no tengas que bucear, a ciegas, entre los cientos que hay a la venta.

También te puede interesar leer el artículo: Guía (práctica) del incienso para novatos

 

 

Breve historia del incienso en Japón

La historia del incienso en el país del sol naciente se remonta a los años en los que se introdujo el budismo desde China, hasta entonces desconocido en Japón.

 

incienso ardiendo

 

Este primer incienso, tipo nerikoh, fue usado con fines medicinales y como parte de ceremonias y ritos budistas, pero pronto fue muy apreciado por la aristocracia japonesa que rápidamente extendió su uso fuera de los templos.

Los nobles comenzaron a usarlo de manera cotidiana y buscaron maneras de mejorarlo y personalizarlo. Se hicieron mezclas con otras sustancias que variaban según el gusto de cada uno, la época del año, la ocasión o el momento, siempre buscando la fórmula más original y que más agradase y sorprendiese a invitados y amigos.

La ceremonia del incienso

De este modo, la práctica evolucionó en disciplina y así, durante el período Heian (siglos VIII a XII) se sentaron los principios estéticos y artísticos de la ceremonia del incienso, que finalmente quedó desarrollada para finales del siglo XV.

 

ko-doh

El Koh-do, (camino del incienso), junto con el Sha-do, (ceremonia o camino del té), y el Ikebana o Ka-do (camino de las flores) son consideradas como las tres artes clásicas del refinamiento japonés.
Si quieres profundizar en el arte y costumbre del Japón de la era Heian, de una manera amena, te recomiendo el cuento de Genji, que es considerada la primera novela de la historia y de cuya autora ya te hablé aquí.

Expansión y comercio

Un siglo más tarde, y coincidiendo con los primeros contactos de Occidente con Japón, llegó desde la China de los Ming, otra vez, una nueva forma de incienso. El incienso en varitas.

Esta forma de incienso era más asequible y fácil de transportar y manipular, lo que permitió su difusión entre todas las clases sociales y su comercio a gran escala. Comercio, cuyo principal centro se estableció en la ciudad de Sakai (Osaka), desde donde se enviaba a Europa a través de España y Portugal.

Es en esta ciudad de Sakai donde tienen o han tenido su sede, los principales fabricantes de incienso Japoneses, como son Baieido o Nippon Kodo, aunque este último inicialmente sólo era la filial en Tokio de otra antiquísima casa, de la que heredó la fórmula de su línea más vendida: Mainichi-Koh (incienso para todos los días).

 

incienso de nippon kodo

Ver en Amazon

La línea Mainichi Koh de Nippon Kodo se comercializa desde 1912, y desde entonces tiene fama de ser la variedad de incienso más vendida de Japón. Hay muchas variantes aunque todas tienen una base común a base de sándalo y pino. Con este producto, Nipon Kodo, consigue hacer asequible un incienso de calidad para uso habitual.

Incienso y Zen

Tanto incienso como budismo encontraron sus propias formas tras su llegada a Japón evolucionando paralelamente y muy relacionados entre sí. A la par que se desarrolló la ceremonia del incienso, lo hizo la escuela del Zen.

Aunque en la práctica del Zen o más concretamente del zazen (la meditación) no se considera como estrictamente necesario el uso del incienso, sí que es cierto que ha habido grandes maestros del Zen que lo han recomendado, como es el caso de uno de los más grandes de los últimos tiempos, Kodo Sawaki.

 

maestro zen kodo sawaki

 

Dicen que el incienso preferido del maestro Sawaki era el del tipo Kobunboku, que hoy en día puedes encontrar en inciensos de la marca Baieido, como este que te dejo aquí en venta en Amazon.

Para muchos, el incienso favorece un estado mental que aumenta la concentración y es propicio para la meditación zen, como ya te contaba en el post acerca de cómo crear un espacio de meditación.

La relación entre el Zen y el incienso se resume a la perfección en el decálogo de las diez virtudes del Incienso, tradición japonesa de autor desconocido:

 

diez virtudes del incienso
  1. Facilita la comunicación con lo trascendente.
  2. Purifica cuerpo y mente.
  3. Alivia de pensamientos obsesivos y serena el espíritu.
  4. Mantiene la mente clara.
  5. Nos acompaña en la soledad.
  6. Trae la paz en momentos de ajetreo y estrés.
  7. Cuando abunda, quemar mucho no cansa.
  8. Cuando escasea, usar un poco también satisface.
  9. Aunque el tiempo haya pasado, mantiene su aroma.
  10. Usarlo habitualmente no hace daño.

Los aromas del incienso japonés

Una de las principales características del incienso Japonés, es la selección de los aromas que lo componen, pues a diferencia de otros, da mucha importancia a las esencias provenientes de ciertas maderas muy concretas, y aunque se añaden cantidad de otras sustancias como pueden ser flores de cerezo, benjuí, canela, o clavo, la base del incienso japonés se centra en dos aromas: el Jinkoh y el Byakudan (Madera de Aloe y Sándalo respectivamente).

Los japoneses son un pueblo que busca la excelencia en todas aquellas disciplinas y técnicas que desarrolla (¿has leído mi post sobre el urushi?), y la elaboración de incienso no es una excepción. Por ello, la elección de las maderas concretas de aloe y sándalo no es algo que se deje al azar, ni mucho menos, y sólo utilizan maderas muy maduras de variedades y localizaciones muy estudiadas.

Por ejemplo, la madera de Aloe más apreciada procede de las variantes del árbol Aquilaria que crecen en la isla de Borneo y en Vietnam, pudiendo hallarse árboles con tanta concentración de resina que su madera no flota.

Llega hasta tal punto la exclusividad en la búsqueda de las maderas, que algunas piezas reciben nombres propios y otras son atesoradas para nunca ser usadas, sino expuestas como objetos de colección, como el trozo de madera llamado Ranjatai, que se expone en el Museo Nacional de Nara sólo una vez cada 10 ó 15 años.

 

madera ranjatai

La madera conocida como Kyara puede tardar cientos de años en formarse debido a la acción de ciertos hongos sobre la resina del árbol, y contiene unas propiedades únicas que la hacen especial para la elaboración de incienso. Sólo se da en un porcentaje ínfimo de los árboles de Aquilaria. En la foto la pieza denominada Ranjatai.

Mejores marcas y productos de incienso japonés

Más arriba ya he tenido ocasión de mencionarte un par de inciensos muy representativos del incienso nipón, uno de Baieido y otro de Nippon Kodo. De todos modos, para no limitarte las opciones, te voy a dejar dos ejemplos más de muy buenos inciensos de cada una de estas marcas.

Te presento como primera opción Tokusen Kobunboku de la casa Baieido. Esta marca nace en 1657 en Sakai, y desde entonces sigue fabricando incienso con las mismas fórmulas secretas transmitidas de generación en generación.

 

KOBUNBOKU EXCELENTE

Ver en Amazon

El Tokusen Kobunboku (Kobunboku excelente) es un incienso de madera de aloe de Borneo mezclado con sándalo, canela, clavo y otras sustancias. Su aroma es, exquisito y sutil y muchos lo han encontrado perfecto para la meditación.

En segundo lugar, y como alternativa a otros de la misma marca, me parece una buena opción para iniciarse en el incienso japonés, el Meiko de la línea Eiju de Nippon Kodo. Esta línea de producto, dicen desde la marca, que se ha fabricado para “contemplar el lejano y eterno flujo del tiempo e implorar la consolidación y bienestar”.

 

incienso de nippon kodo

Ver en Amazon

Este incienso contiene fragancias de canela y ámbar y puede ser muy buena opción de compra si buscas calidad, fórmula tradicional y un toque diferente.

Conclusión

Los inciensos japoneses son un punto y aparte y a nadie le dejan indiferente. Son inciensos con olores muy tradicionales que han variado muy poco a lo largo de los últimos trescientos años y cuya inhalación te transporta a los templos Zen del Japón medieval.

Aun así hay quien prefiere los aromas más fuertes de la India o los más extraños tibetanos, todo va en gustos, yo personalmente, me quedo con la sutileza inimitable de las fragancias japonesas, y tú ¿cuál prefieres?

 

¿Te ha gustado esta entrada?

Suscríbete, te avisaré de nuevos contenidos similares y te contaré otras cosas interesantes que no se publican en el Blog.

Responsable del fichero: Amaya Paula Muñoz Ezcurra. Finalidad: envío de publicaciones  y correos comerciales. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: los datos serán guardados por Mail Chimp, acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy. Podrás darte de baja de este servicio y ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndote a: administrador@goodsfromfar.com

 

Visita la sección: Inciensos si quieres ver más inciensos japoneses en venta.

 

Inicio » Blog » Objetos » Lo mejor del incienso japonés

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te informo que los datos de carácter personal que envíes rellenando el formulario que aparece en esta página, serán tratados por Amaya Muñoz Ezcurra como responsable de esta web y estarán ubicados en los servidores de Webempresa dentro de la UE (Cuya Política de privacidad de puedes consultar aquí). Todo ello legitimado con tu consentimiento. La recogida y tratamiento de estos datos personales tiene como única finalidad la moderación de comentarios. Podrás ejercer en cualquier momento tus derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales dirigiéndote a la dirección de correo electrónico: administrador@goodsfromfar.com