Historias y leyendas del Gato de la Suerte

Cuando ya nos habíamos acostumbrado a la barriga del simpático buda sonriente, llegó el Gato de la Suerte y con su movimiento de patita se hizo con el control de los establecimientos orientales, ¿por qué?

¿Qué tiene este gato que le hace tan popular?

Desconocemos casi todo acerca del Maneki Neko (así se llama este minino), y es que aunque muchos ya saben que ese hipnótico movimiento es una invitación a pasar y a consumir, la mayoría no ha oído nada acerca de las sorprendentes historias, leyendas y curiosidades relacionadas con esta figura.

Pasen y lean…

Lo dice su nombre

El primer dato interesante acerca de este Gato es que no es de origen chino como muchos suponen, sino japonés, lo que queda demostrado con su nombre, pues Maneki Neko en japonés significa algo así como “Gato que hace señas o Gato que llama”.

gato de la suerte blanco

Ver en Amazon

Pese a la popularidad de las nuevas versiones coloreadas del Gato de la Suerte y la abundancia del plástico, todavía hoy se pueden encontrar figuras de porcelana con el aspecto clásico de gran valor estético.

De hecho, el Maneki Neko es uno de los amuletos más importantes de Japón y un icono de su cultura, aunque al igual que sucede con el Ojo Turco en Grecia, China se disputa su fama como país de origen. Sin duda, sus poderes de atracción de riqueza y buena fortuna han cautivado a los chinos que han acabado asimilándolo como propio.

Si hay que buscar un amuleto similar genuinamente chino, ese sería el Chan-chu, un sapo de tres patas que aparece sentado encima de monedas de la suerte.

Primeros Maneki Neko

También es cierto que la referencia más antigua que parece tener algo que ver con estas figuras no es japonesa, sino china y aparece en un libro escrito en el siglo IX llamado “Datos varios de Youyang” que dice:

«Si un gato levanta su pata sobre las orejas y se lava su cara, a continuación, los clientes vendrán»

Sin embargo, en Japón se llevan fabricando figuras de Maneki Neko desde hace más de cuatrocientos años mientras que en China son relativamente nuevas.

Aspecto muy particular

Estas piezas clásicas japonesas solían ser de madera, arcilla o papel maché y también de porcelana, muchas de ellas de gran refinamiento y sofisticación y su aspecto era, con pocas variaciones, siempre el mismo: un gato de orejas muy convexas y sin cola, normalmente blanco o más característicamente tricolor: blanco, negro y anaranjado.

Justamente la representación de una raza de gatos única, el bobtail Japonés, que carece de cola y presenta ese patrón de colores tan raro en otras razas.

Más adelante te cuento algunas de las supersticiones y creencias acerca de estos gatos en Japón.

gato calico

Estos gatos, propios de Japón, son la inspiración del Maneki Neko, del mismo modo que sucediera en China con el Chow-Chow y los Perros fu.

En los detalles está la diferencia

Ahora que sabemos sobre su aspecto, toca ver de dónde le vienen sus facultades como amuleto para la fortuna y prosperidad del negocio. Para ello me iré fijando en cada una de sus partes, pues por cada una ellas hay una o varias leyendas, más o menos conocidas, que las explican.

Pata izquierda o pata derecha

Lo primero que sin duda llama la atención es la pata levantada, que unas veces es la izquierda, otras la derecha y raramente las dos. La cultura popular explica que:

  • Con la pata derecha levantada se atrae el dinero y la fortuna o también que es la correcta para las tiendas.
  • Si levanta la izquierda, lo que se atrae son clientes para el negocio. En Japón también se dice que es la que debe levantarse en las casas de té y restaurantes.
  • Y si levanta las dos (el gato avaricioso), ya es el no va más, pues lo trae todo y vale para cualquier sitio aunque a muchos no les gusta.

También se dice que cuanto más alta la pata, desde más lejos vendrán los clientes y la fortuna. Esto último parece algo moderno, pues las figuras antiguas tienen la pata entre la nariz y la oreja, justo como si hiciesen el gesto de lavarse la cara.

La explicación

Hay muchas historias que serían el origen de esta creencia, de entre las cuales la mejor documentada es la siguiente:

En Tokio, se encuentra un famoso templo budista llamado Gokuji. Se dice que antiguamente sólo un monje sabio pero extremadamente pobre lo habitaba, tan pobre era y a pesar de ello compartía la poca comida que tenía con su gata.

Un día, del año 1615, el noble Ii Naotaka regresaba victorioso de una batalla con sus samuráis y al pasar frente al templo se encontró con la gata haciéndole señas para que entrase. Éste la hizo caso y conoció al monje de cuya sabiduría quedó impresionado, conmovido por su difícil situación donó una gran fortuna y desde entonces la familia Li fue la protectora del Templo que prosperó llegando a ser lo que es en nuestros días.

templo Gotokuji

En la actualidad el templo de Gotokuji dispone de un salón dedicado exclusivamente a los Maneki Neko, con miles de ellos que trae la gente como ofrenda. En él no sólo están enterrados muchos de los miembros de la familia Li, sino que también hay un cementerio para gatos.

Colores

Lo siguiente más llamativo es el color y si bien es verdad que la versión más antigua es la blanca tricolor, también es cierto que hay tradiciones que han influido en lo que se dice sobre los colores, así tenemos que:

  • Antiguamente se pensaba que el Maneki Neko rojo protegía contra el sarampión, por lo que ahora se suele decir que el Gato de la Suerte rojo protege contra las enfermedades.
  • Si es negro, se dice que ahuyenta a los malos espíritus.
  • Relacionado con la historia de dos casas de té rivales cuyos símbolos eran un Maneki plateado una y uno dorado la otra, se dice que el dorado atrae la riqueza.

Ver en Amazon

Se pueden encontrar Gatos de la Suerte de muchos otros colores pero no son los tradicionales, en cada caso podrás oír una cosa distinta respecto de su significado.

Collar y cascabel

Un elemento que no falta nunca es el collar, siempre complementado con un cascabel y a veces con un babero. Este último proviene de una tradición shintoista en la que cuando se tienen niños pequeños enfermos, se adornan esculturas de piedra con baberos a la que se las reza para su recuperación. Son las estatuas jizo.

Así mientras que gracias al babero, la figura cuida de la salud de los más pequeños, el cascabel mantiene a raya a los malos espíritus y a las sabandijas, como dice el siguiente cuento:

El cuento del collar

Había una vez una cortesana llamada Usugumo que tenía un gato al que amaba mucho llamado Tama, por su afición a jugar con pelotas.  Según la costumbre de aquella época, Tama vestía un collar rojo y un cascabel, para indicar que pertenecía a alguien adinerado.

Una noche, cuando Usugumo intentó salir de su habitación, el gato agarró su kimono mientras maullaba fuertemente para impedirlo, esto alarmó a un guardia que temiendo por la joven corrió hacia el gato y le cortó la cabeza. La cabeza cortada salió despedida y en su trayecto aferró con los dientes y mató a una serpiente que se encontraba justo hacia donde Usugumo se dirigía.

Desde entonces para aliviar la tristeza de esta mujer la regalaban pequeñas figuras que le recordaran a su gato Tama, que se convirtieron en los primeros Maneki-Neko.

maneki neko

Algunas veces, los collares, cascabeles y baberos no forman parte de las figuras sino que son independientes. Antiguamente solían ser de seda o chirimen.

La moneda

Por último está la moneda con forma ovalada que sujeta con la pata libre. Esta moneda es un “koban”, una antigua moneda de oro en la que a veces se inscribe un valor exageradamente alto (millones) simbolizando la enorme cantidad de dinero que proporcionará el gato.

El proverbio japonés “dar un koban al gato” es el equivalente al de dar margaritas o diamantes a los cerdos, que significa que es inútil dar algo valioso a quien no lo aprecia.

Aunque también, más raramente, se pueden encontrar figuras que llevan una carpa o un mazo. Es el mazo de la suerte mientras que la carpa es un símbolo de abundancia, que en este caso podría estar relacionado con la siguiente historia:

La historia de la moneda

En el templo Ekō-in (Tokio) hay una tumba dedicada a un gato que data de 1816. En ella se cuenta que había en Edo un pescadero que hacía una parada diaria para vender a un prestamista llamado Tokita Kisaburo. El pescadero tomó por costumbre regalarle a su gato un trozo o dos de pescado cada vez que lo veía.

Un día, el pescadero enfermó durante un largo tiempo y no pudo salir a vender, sin embargo, para su sorpresa, cada mañana al despertarse se encontraba dos monedas de oro a su lado. El pescadero estaba confundido pero agradecido, ya que gracias a esas dos monedas diarias sobrevivió mientras no pudo trabajar.

Una vez recuperado y al volver a casa del prestamista, al preguntar por el gato, se enteró de que su dueño le había matado. Le había sorprendido llevándose dos monedas en la boca tras muchos días de pensar que alguien le robaba diariamente.

El pescadero entonces, lleno de tristeza, le contó al cambista su historia, deduciendo que el gato había intentado pagar al pescadero por su amabilidad. Arrepentido por lo que había hecho, el prestamista hizo poner una lápida para conmemorar la generosidad del gato, que decía: «Un animal que hizo actos virtuosos y buenos».

Otros mitos y leyendas

Aquí no se acaban las historias y curiosidades acerca del Maneki Neko, ya que en el folclore japonés y oriental en general, abundan las creencias y supersticiones relacionadas con los gatos, que de una forma u otra se entremezclan y más de una vez acaban llegando al mismo sitio.  

Muchas de estas creencias solían ser bastante negativas, valga de ejemplo que incluso en el ámbito del budismo se decía que a los gatos les estaba vetado el Nirvana por haber estado distraídos cazando ratones mientras Buda impartía sus enseñanzas.

Al final esas historias fueron dando paso a otras más positivas, posiblemente por interés, pues los gatos fueron indispensables para mantener a raya a roedores que ponían en peligro cosas tan valiosas como los gusanos de seda o los textos sagrados (sutras).

Puede que templos como los mencionados de Gotokuji y Ekō-in fomentaran estas nuevas creencias afortunadas acerca del gato por estas razones.

Sea como fuere, aquí comento unas cuantas de esas curiosas creencias:

Gatos Calicós

Los gatos tricolor como el bobtail japonés se denominan calicós y en muchas partes se dice que no sólo traen la buena suerte y el bienestar a sus propietarios sino que mantienen alejados a los malos espíritus.

Gatos y funerales

En Japón, tradicionalmente a los gatos no se les permitía el acceso a los funerales pues se creía que la electricidad estática que se podía acumular en su pelo perturbaba a los muertos.

El Bakeneko y otros gatos hechizados

Durante siglos, en Japón, se cortó la cola de los gatos en la creencia de que aquellos con cola larga se podían acabar transformando en un ser malvado llamado Bakeneko.

Había lugares donde incluso se decía que si se criaba a un gato durante mucho tiempo, éste mataría a su dueño, tal es el caso de Yamagata (Hiroshima) donde ponían el límite de 7 años para mantener al gato en casa.

Más lejos aún llegaban en Jinhua, provincia de Zheijang, China, donde se decía que un gato criado por humanos durante tres años comenzaría a hechizarlos o que si este miraba a la Luna absorbería la energía espiritual de esta con fines maléficos.

Aceite de lámpara

En Japón, durante el periodo Edo, ver a un gato lamiendo el aceite de una lámpara era el presagio de un suceso extraño.

Predicción del tiempo

En China se decía que si un gato se lavaba la cara mientras miraba hacia el oeste, el clima estaría despejado en caso contrario,  si miraba hacia el este, se acercaría una tormenta.

La proximidad de la tormenta puede que propiciase que la gente buscase refugio en el establecimiento más próximo y de ahí que los japoneses pensaran que un gato lavándose la cara atraía clientes.

gatos de la suerte dorados

Leyendas y creencias aparte, hay tantas variedades y calidades del Gato de la Suerte que le hacen un objeto de colección ideal, si además tiene historias que contar, pues mucho mejor, ¿no crees?

Descárgate totalmente gratis mi ebook: “20 Símbolos de Oriente”, con 42 páginas de contenido original para sumergirte en la historia, leyendas y actualidad de los símbolos más interesantes de Oriente.

Descargar

ebook gratuito
Inicio » Blog » Objetos » Historias y leyendas del Gato de la Suerte

Deja una respuesta

Te informo que los datos de carácter personal que envíes rellenando el formulario que aparece en esta página, serán tratados por Amaya Muñoz Ezcurra como responsable de esta web y estarán ubicados en los servidores de Webempresa dentro de la UE (cuya Política de privacidad de puedes consultar aquí). Todo ello legitimado con tu consentimiento. La recogida y tratamiento de estos datos personales tiene como única finalidad la moderación de comentarios. Podrás ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales dirigiéndote a la dirección de correo electrónico: administrador@goodsfromfar.com