En este momento estás viendo La máscara Kitsune

Aunque ya no hay samuráis vistiendo terribles máscaras de demonios para asustar a sus enemigos ni los actores precisan de ellas para interpretar sus papeles, muchas de aquellas caretas que daban vida a personajes de fábula o seres mitológicos siguen vigentes en la cultura japonesa.

Tal es el caso de la máscara kitsune, que se deja ver tanto en festivales tradicionales como en más de un manga moderno. Y es que en Japón, las personas se disfrazan de zorros porque los zorros, a veces, según se dice, también se disfrazan de personas…

El Kitsune

En la mitología japonesa se afirma que los zorros no son animales corrientes, sino que son espíritus encarnados del bosque, astutos y caprichosos; benévolos a veces y traviesos o incluso malvados otras tantas.

A medida que crecen, sus poderes aumentan también y así algunos no sólo son capaces de hablar sino que también pueden adoptar forma humana, hacerse invisibles, tejer ilusiones y hechizar a las personas. Con la edad van cambiando de aspecto, su pelaje se vuelve blanco y les van creciendo nuevas colas: tres, cinco, siete y hasta nueve de ellas si logran alcanzar los mil años de edad.

mascara kitsune

Ver en Amazon

Las máscaras que se comercializan para ser usadas como disfraz suelen ser de plástico, PVC o látex pero también las hay de papel maché y para decoración hasta de cerámica.

Esta es la razón del inquietante aspecto de las máscaras kitsune (en japonés kitsune significa sencillamente zorro), que no representan un zorro ordinario, sino a uno revestido de poderes sobrenaturales.

Mitos y leyendas japonesas del Kitsune

Los cuentos fantásticos y supersticiones acerca de zorros son muy numerosos y conocidos en Japón, hasta tal punto de que hay celebraciones populares basadas en ellas. Por ejemplo, todos los niños saben que si un día llueve mientras hace sol, lo más prudente es quedarse en casa, porque tales días extraños anuncian un evento tan inusual como peligroso, la boda del zorro, (kitsune no yomeiri).

La boda del zorro

En esas celebraciones de macabro cuento de hadas, los zorros salen en procesión acompañando a la novia en comitiva hacia la casa del novio y si por desgracia, un observador casual se topa con ellos, los vengativos zorros se cobrarán la afrenta de presentarse en la boda sin invitación.

Sin embargo no en todas partes se asocia este fantástico evento con algo malo, en algunos lugares se cree que es presagio de una buena y abundante cosecha. Por ello anualmente, en la víspera del segundo lunes de Octubre hay localidades donde se simulan estas bodas con procesiones en las que se llevan máscaras kitsune e incluso hay una pareja disfrazada de novios zorros.

dreams akira kurosawa

Ver en Amazon

Sueños (1990), de Akira Kurosawa es una película de culto en la que a través de ocho historias aparentemente inconexas, se narran sueños del propio director. En el primero de ellos un niño es testigo de la boda del kitsune y cuando vuelve a su casa, se encuentra con que los zorros han venido a dejarle un cuchillo. (Se intuye que para que al más puro estilo samurái, el mismo niño sea quien se quite la vida).

Otros fenómenos naturales inusuales se han asociado también con esta particular celebración, como los fuegos fatuos que antes eran más frecuentes en noches muy oscuras. Y es que en el Japón medieval la costumbre era celebrar las bodas por la noche, tras una caminata silenciosa portando farolillos encendidos.

En todos los casos, cuando uno se aproxima lo suficiente, la boda se desvanece y la sensación que queda es como de haber vivido un sueño, una ilusión mostrada por los engañosos zorros.

Antología de cuentos del pasado

Otras muchas historias que han dado pie a supersticiones populares se recogen en uno de los textos clásicos de Japón, el Konjaku Monogatari (“Antología de cuentos del pasado”), un libro medieval que contiene más de 1000 cuentos cuyos orígenes se remontan a China y la India y que durante siglos han formado parte del imaginario colectivo japonés, inspirando muchas otras obras posteriores como libros o películas.

Mujeres Zorro

En estos cuentos, los kitsunes a menudo toman la forma de mujeres especialmente atractivas, que no siempre tienen malvadas intenciones y que incluso en ocasiones llegan a casarse y a llevar vidas aparentemente normales. A causa de estas historias una antigua superstición aseguraba que si uno se encontraba una mujer solitaria al anochecer o durante la noche en los caminos, ésta era seguramente un zorro.

mujer kitsune

Hay una palabra japonesa para referirse a aquellas mujeres cuyas facciones recuerdan a la cara de un zorro, kitsune-gao (literalmente, cara de zorro), se corresponden con caras estrechas de ojos muy juntos, cejas perfiladas y pómulos prominentes. En el canon de belleza clásico japonés se consideraba que estos rasgos eran particularmente atractivos y propios de las mujeres-zorro.

La motivación de estos seres para hacerse pasar por humanos no está muy clara en la mayoría de estos cuentos y más parece deberse a simple diversión que a otra cosa. Algunos aseguraban que sencillamente lo hacían para poder comer tofu frito, una comida que supuestamente les volvía locos.

Justo esta debilidad era una de las maneras que había para detectar a un kitsune disfrazado, aunque también se decía que otras señales sutiles los podían delatar, como un reflejo en un espejo o una sombra que no se podía del todo enmascarar.

El Gumiho

Estas características de los kitsunes japoneses son parecidas a las que se contaban en historias de otros lugares de Oriente, donde también existen antiguos cuentos que hablan de zorros mágicos.

La diferencia es que en ellos, estos seres son casi siempre criaturas maléficas, como el Gumiho coreano, un zorro plateado de nueve colas que vive entre la gente disfrazado de mujer y alimentándose de hígados de personas con un propósito muy claro: convertirse en inmortal.

Por su parte, en China, existe la creencia en el Huli jing que ya aparece nombrado en  uno de los textos más antiguos que existen, el “Clásico de Montañas y Mares”. Un libro a medio camino entre bestiario y tratado de geografía, que cuenta lo siguiente:

“Trescientos li más al este está la montaña Colinas Verdes, donde se puede encontrar mucho jade en su vertiente sur y cinabrio verde en la norte. Aquí hay una bestia cuya forma se asemeja a un zorro con nueve colas. Emite un sonido como un bebé y es un devorador de hombres. Quien lo coma estará protegido contra el veneno de insectos”

De todos modos los tiempos cambian y tanto el Gumiho coreano como el Huli jing chino van poco a poco adoptando roles más humanos y menos crueles.

En la serie coreana “Mi novia es un Gumiho (2010)”,  se saca partido de estas creencias populares de zorro devorador de hombres para desarrollar un argumento que presenta a un personaje cuyo único deseo es convertirse en una mujer real de por vida, pero que no puede logarlo debido a los prejuicios de los demás.

Algo parecido sucede en China, donde películas como “Segunda piel 2 (2012)”, muestran un zorro que no es del todo malo en sí mismo, sino que sólo busca ser un humano, aunque para ello perjudique a otros.

mi novia es un kumiho

Kitsunetsuki: La posesión del zorro

Por último estaban las historias de espíritus de zorros que poseían a personas, un asunto que hasta bien entrado el siglo XX era tomado muy en serio incluso por los propios médicos.

Los que eran afectados por este mal presentaban síntomas muy parecidos a los de la posesión demoníaca clásica en la cultura occidental: dificultad para respirar, fiebres extrañas, facultad de hablar en otros idiomas y ataques epilépticos.

Se creía que esto era obra de hechiceros que disponían de espíritus de zorros a su servicio que utilizaban para apropiarse de las riquezas de otros o para dañarles por envidia. De un modo similar a lo que ocurrió en Europa con las cazas de brujas, en Japón se condenó a familias enteras por hacer supuestos pactos con espíritus de zorros.

Hoy ya no se da crédito a estas historias, por lo menos oficialmente. Pero curiosamente algo de ello ha quedado, pues Japón es el único lugar del mundo donde existe una enfermedad mental que consiste en creerse poseído por el espíritu de un zorro.

Los zorros de Inari

Afortunadamente no todo es oscuro en relación a los zorros en Japón, pues ellos también son símbolo de uno de los principales cultos de la nación, el del dios Inari.

Inari es uno de los espíritus más venerados por el shinto, la religión nativa japonesa y a él se le dedican nada menos que 30.000 santuarios en todo Japón. En ellos siempre se pueden encontrar multitud de figuras de zorros, pues se cree que actúan como sus portavoces e intermediarios y que hasta él mismo adopta su forma.

Los sirvientes de Inari son zorros blancos cuyas estatuas, al igual que sucede con los monos en otros lugares sagrados japoneses, son colocadas siguiendo las indicaciones del feng-shui: en las puertas de entrada y al noreste de los santuarios para prevenir la entrada de los demonios.

A estas estatuas se acercan los fieles para depositar ofrendas y pedir a Inari que les proteja de los kitsunes malvados, cuide de sus cosechas y les conceda prosperidad en general.

myobu

Al igual que hacen los leones fu chinos en las entradas de los grandes palacios y templos, en Japón son los komainu los que se encargan de proteger los recintos sagrados. Figuras de animales arquetípicos que representan el espíritu de la naturaleza al que sirven y que en el caso de Inari son zorros blancos.

Es la fusión de este culto con las creencias más antiguas procedentes del continente, lo que conforma la personalidad única y dual del kitsune japonés, que no siempre es embustero o tramposo, sino que también es símbolo de belleza, poder y sabiduría.

El desfile del zorro

Relacionado con Inari, existe otra leyenda que ha dado pie a un evento turístico moderno de fama internacional y en el que mayor cantidad de máscaras kitsune juntas se pueden ver, el desfile del zorro de nochevieja de Tokio.

Una vez más, la gente se disfraza con caretas de kitsune y se viste con sus mejores kimonos para conmemorar el día en que los zorros, disfrazados de personas acudieron en procesión a venerar a Inari en el santuario de Oji.

Puede que esa estética a medio camino entre la elegancia de una máscara veneciana y el misterio de una Guy Fawkes (emblema de anonymous), junto con un cierto toque étnico sea el motivo del éxito de la máscara kitsune, ¿quién sabe?

El caso es que estas máscaras no se han quedado en la vitrina del museo, ahora son un recurso habitual de personajes de manga y cosplayers y cada vez son más populares en fiestas de Halloween o como elemento decorativo ambiguo y misterioso.

mascara kitsune

Y antes de despedirme una última reflexión:

Se dice que la palabra “persona” proviene del griego antiguo, en donde significaba máscara, porque ser persona es llevar una máscara con el papel que uno interpreta en el teatro de la vida. Cuando vestimos otras máscaras lo hacemos para revelar nuestro verdadero Yo.

Hasta otra!

Descárgate totalmente gratis mi ebook: “20 Símbolos de Oriente”, con 42 páginas de contenido original para sumergirte en la historia, leyendas y actualidad de los símbolos más interesantes de Oriente.

Descargar

ebook gratuito
Inicio » Blog » Objetos » La máscara Kitsune

Deja una respuesta

Te informo que los datos de carácter personal que envíes rellenando el formulario que aparece en esta página, serán tratados por Amaya Muñoz Ezcurra como responsable de esta web y estarán ubicados en los servidores de Webempresa dentro de la UE (cuya Política de privacidad de puedes consultar aquí). Todo ello legitimado con tu consentimiento. La recogida y tratamiento de estos datos personales tiene como única finalidad la moderación de comentarios. Podrás ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales dirigiéndote a la dirección de correo electrónico: administrador@goodsfromfar.com