El Nácar en el arte oriental

El nácar, madre de la perla o madreperla es uno de los minerales más antiguos empleados por el hombre para embellecer objetos y joyas. Sus hipnóticos reflejos iridiscentes llenos de matices y siempre diferentes cautivaron ya a los Sumerios, Chinos y Egipcios y el aprecio por este mineral orgánico continúa hasta nuestros días.

¿Qué es?

El nácar, al igual que el coral o de manera parecida al marfil o el carey, es un material producido por seres vivos, en este caso por diferentes especies de moluscos, que lo utilizan como recubrimiento interno de su concha para aislarse y protegerse de roturas, golpes o perforaciones.

 

madreperla

 

Como con otras creaciones de la naturaleza como puede ser la seda, los científicos de materiales llevan mucho tiempo estudiando la composición exacta del nácar para averiguar qué es lo que le hace especialmente resistente al agrietamiento, y así poder desarrollar nuevos materiales que imiten sus propiedades, todavía hoy siguen haciéndose descubrimientos al respecto.

Resumiendo, se puede decir que el nácar se compone básicamente de láminas superpuestas, ligeramente onduladas, de un carbonato cálcico cristalizado denominado aragonita, que se adhieren entre sí por una sustancia que segregan estos moluscos llamada conquiolina.

Al final, el resultado es un mineral orgánico o biomineral que permanecerá mucho tiempo después de que el propio molusco que lo generó haya muerto, y que sólo se irá degradando lentamente por efecto de la erosión o la luz solar.

Madre de la perla

A veces, no queda claro que nácar sea sinónimo de madreperla, lo que literalmente significa que el nácar es la sustancia de la que nace la perla.

Esto es así porque la perla se forma como la concentración de sucesivas capas de nácar que el molusco va generando durante años, a modo de defensa, alrededor de algún pequeño objeto o parásito que haya podido entrar en su interior.

Sin embargo, no todas las especies de moluscos que producen nácar llegan a fabricar alguna vez perlas, pues algunos son capaces de expulsar los objetos extraños de su interior, y muchas veces cuando sí pueden, estas no se hacen de forma esférica, sino como media esfera o en forma de cuerno.

Los antiguos chinos ya intuyeron este mecanismo de formación de las perlas, y hacia el s. V comenzaron a introducir pequeñas figuritas de budas o boddishatvas en el interior de los moluscos. La mayor parte de las veces estos no sobrevivían al proceso, pero cuando lo hacían recubrían de nácar las pequeñas figuras. Así, no es de extrañar que las considerasen como poderosos amuletos de la suerte. En el Feng-Shui también se relaciona la buena suerte y la fortuna con las figuras de nácar.

Tipos, colores y distribución por el mundo

Diferentes especies de moluscos producen nácar con distintos colores y aspectos (brillantes, mates o aporcelanados), que van desde el impoluto gris perla de las ostras akoya japonesas hasta el rarísimo negro que pueden llegar a presentar las ostras de Polinesia, pasando por el verde, amarillo o dorado que diferentes especies de abulones generan.

Una variedad digna de mención es el nácar de tonalidades azules y verdes intensas, casi fosforescentes, producido por los abulones paua de los mares de Nueva Zelanda, que le han hecho ganarse el sobrenombre de ópalo de mar.

 

nacar tahiti

 

Aunque el nácar se da en especies que habitan tanto en agua dulce como salada y en diferentes latitudes, el mejor nácar, apto para poder trabajarse, proviene de especies que viven en mares tropicales o no muy lejos de ellos.

Así, desde tiempos inmemoriales se ha extraído del Mar Rojo y de los mares del Sudeste asiático, como también de los ríos del sur de China o de la India. Japón, también fue una de las fuentes clásicas del nácar (y de las perlas).

Hoy en día se cultivan en viveros marinos ostras y moluscos a los que se les provoca artificialmente la generación de perlas, y como producto añadido de esta industria, se obtiene el nácar de sus conchas. Los principales productores del mundo son la Polinesia Francesa (Tahití), la Baja California Mexicana, Australia, Filipina, Nueva Zelanda y Japón.

A lo largo de la Historia

En todo Oriente, desde Egipto hasta China o Japón siempre existió una larga tradición de uso del nácar que hoy en día persiste, y no sólo como componente decorativo, sino que las medicinas tradicionales china e hindú (ayurveda), encontraron pronto aplicaciones curativas a la madreperla.

Su empleo es tan antiguo, que se han encontrado trabajos de nácar en reliquias de Sumeria, considerada como la primera civilización de la humanidad. En concreto, el conocido como estandarte de Ur, es un cofre recubierto por una taracea con incrustaciones de nácar y lapislázuli que representan figuras humanas trabajadas con sumo detalle, que data del año 2600 a.C.

Aunque el nácar es relativamente duro, resulta fácil de trabajar y cortar, por lo que pudo ser usado desde muy antiguo con herramientas básicas en variadas técnicas artísticas que se emplearon, sobretodo, en Oriente.

Usos en el arte oriental

Además de las curiosas figuritas recubiertas de nácar que más arriba te mencionaba, seguramente que lo más representativo del arte de Extremo Oriente con madreperla, son los lacados de muebles,  o utensilios con incrustaciones de este material para formar diseños o figuras.

Lacado

El lacado o laqueado es un arte desarrollado en China que posteriormente se difundió por Corea y Japón, donde fue aún más perfeccionado si cabe, (si quieres saber más sobre él, te recomiendo que leas el post que hice sobre el urushi). En algunas de las diferentes técnicas de lacado, se realizan incrustaciones de materiales tales como el marfil, el jade o la madreperla.

 

lacado con madreperla

 

Estos lacados con incrustaciones de nácar fueron especialmente populares en Europa a partir del s. XV, con la apertura del comercio con Extremo Oriente, y dieron lugar a los llamados lacados nambán en Japón, expresamente hechos para ser exportados a Europa.

De entre estos objetos destacan los biombos coromandel que eran lacados y adornados con incrustaciones de nácar para representar dibujos y adornos complejos.

Taracea

Si nos venimos mucho más cerca, hasta Oriente Medio e incluso la propia España hay un arte que emplea profusamente el nácar, la taracea.

 

Cajas de taracea

Ver en Amazon

Recomendación de compra:
Si te gustan los objetos hechos o que lleven incrustaciones de nácar, seguro que esta caja te gustará.
Es un ejemplo perfecto de taracea de Oriente medio, hecha con madera de haya y con un diseño muy clásico a la vez que bonito. Estas cajas se suelen emplear como pequeños joyeros o como complementos decorativos con la utilidad añadida de ser un pequeño espacio para guardar algo.
El vendedor se encuentra en Estados Unidos, con lo que puedes esperar cierta demora en la llegada del paquete, pero por lo demás, creo que es una muy buena compra, original y elegante.

Se cree que este arte nació de manera independiente en Mesopotamia primero y en China después, para introducirse en Occidente a través de la India y Turquía. El máximo exponente de esta técnica, muy difundida en los países de Oriente Medio, es Siria en Damasco, aunque también son muy alabadas las taraceas de Granada, en España donde llegaron durante la ocupación musulmana.

En los objetos decorados mediante esta técnica abundan las incrustaciones de nácar, que son una de sus características principales.

Nácar en las medicinas tradicionales

Dejando de lado consideraciones esotéricas o de tipo espiritual, tradicionalmente los chinos y otras culturas antiguas de Asia o América, atribuyeron a la madreperla propiedades cicatrizantes y de regeneración de la piel.

Observando que las ostras y otros moluscos usaban el nácar para sellar las grietas de sus conchas, fue lógico pensar que lo mismo valdría para sanar la piel. Consumida en polvo según la medicina ayurvédica o preparada en ungüento según los chinos.

 

perla en la ostra

 

No sé qué hay de cierto en todo esto, pero la verdad es que hoy en día es fácil encontrar cosméticos y productos anti-edad en forma de crema, que contengan polvo de nácar.

Imitaciones

Por último, no quiero acabar sin mencionar que hasta para el nácar y las perlas existen varias imitaciones, la primera y más utilizada de ellas fue la denominada como Esencia de Oriente, que es un preparado a partir de escamas de pez, con el que se pintan los objetos que se quiere que parezcan como nacarados.

Como base de los objetos y perlas de imitación se suelen usar el vidrio, la porcelana o incluso resinas a los que se les aplica la esencia de oriente u otros productos más modernos como la nacrolaca.

Si has llegado hasta aquí conmigo espero que hayas disfrutado. Como siempre, la verdad está ahí fuera por descubrir.

¡Hasta otra!

 

¿Quieres saber más acerca de lo que están hechos los objetos decorativos y artesanías más interesantes de Oriente?
Suscríbete para que te avise de nuevos contenidos similares y te cuente otras cosas interesantes que no se publican en el Blog.

Responsable del fichero: Amaya Paula Muñoz Ezcurra. Finalidad: envío de publicaciones  y correos comerciales. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: los datos serán guardados por Mail Chimp, acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy. Podrás darte de baja de este servicio y ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndote a: administrador@goodsfromfar.com

 

Inicio » Blog » Materias primas » El Nácar en el arte oriental

 

4 pensamientos sobre “El Nácar en el arte oriental”

  1. La crema de Concha Nácar usándola de noche desmancha y a la mañana siguiente enjuagas y aplicas la crema q usas siempre o bloqueador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te informo que los datos de carácter personal que envíes rellenando el formulario que aparece en esta página, serán tratados por Amaya Muñoz Ezcurra como responsable de esta web y estarán ubicados en los servidores de Webempresa dentro de la UE (Cuya Política de privacidad de puedes consultar aquí). Todo ello legitimado con tu consentimiento. La recogida y tratamiento de estos datos personales tiene como única finalidad la moderación de comentarios. Podrás ejercer en cualquier momento tus derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales dirigiéndote a la dirección de correo electrónico: administrador@goodsfromfar.com