Mantras en el Techo del Mundo: Piedras Mani

Amontonadas en una pila desordenada al borde de un camino en un valle perdido en Nepal, formando un muro cerca del último monasterio antes del Everest en el Tíbet o dispersas a lo largo de la subida al Nido del Tigre en Bután podemos encontrar a las características piedras mani (piedras joya), grabadas con el principal mantra del budismo tibetano.

Y es que en esta parte del mundo se cree que tallar estas piedras es hacer méritos para posteriores reencarnaciones y no sólo eso, sino que también proporcionan positividad, fortuna y buen karma para todo aquel que las lea o incluso sin saber lo que dicen, las vea.

El poder del mantra en la piedra

El poder atribuido a las piedras mani se debe a los mantras grabados en su superficie, ya que según las creencias del budismo tántrico, hay un modo concreto de escritura que permite capturar dentro de sí misma los efectos de la recitación de estos mantras.

Es decir, que si se hace correctamente, la visualización del escrito es equivalente a su lectura en voz alta, lo que convierte a todo el que cruza su mirada con una de estas piedras en una especie de “emisor” activo de mantras, no necesariamente voluntario.

Con esta idea en mente, las piedras joya son diseminadas por todo el Himalaya budista llevando consigo el más importante de los rezos tibetanos.

piedras mani

“om mani padme hum” es el mantra que se encuentra una y otra vez inscrito en las piedras mani todo a lo largo y ancho del Himalaya budista. Aunque a veces se escribe a un sólo color, lo habitual es que cada sílaba se pinte siempre de la misma manera, según los colores que le corresponde por su relación con la doctrina budista.

El Mantra om manipadme hum

La traducción literal de este mantra desde el sánscrito, sería algo así como “¡Oh! Joya en el Loto, hum.”. Lo cual, realmente, no aporta demasiado, ya que su significado se encuentra más allá de las palabras. De hecho, para este mantra en particular y como sucede tan a menudo en el budismo tibetano, hay varios niveles de significación.

En un primer nivel, “Joya” y “Loto” pueden identificarse como “las enseñanzas budistas, el dharma” y el “Buda histórico” respectivamente.

En un segundo nivel de interpretación, el nivel tántrico podría decirse, expresaría la relación del Buda, del ser iluminado, con su sakti (su energía o contrapartida femenina).

Por último, en un tercer nivel, cada sonido silábico encierra un significado profundo que se ha definido de muchas maneras y cuya pronunciación en conjunto tiene un poder concreto. A mí la que más clara me parece es la que nos brinda el lama Dilgo Khyentse Rimpoché, en su libro Tesoro del Corazón de los Iluminados:

  • Om: tiene la bendición de ayudarte a alcanzar la perfección en la práctica de la generosidad.
  • Ma: ayuda a mejorar el ejercicio de la ética pura.
  • Ni: auxilia en el hábito de la tolerancia y la paciencia.
  • Pe: persigue la perseverancia.
  • Me: ayuda a conseguir la perfección en la concentración.
  • Hum: la sexta y última sílaba, fomenta la culminación en la práctica de la sabiduría.

De esta manera, el canto del mantra ayuda a conseguir la excelencia en las seis prácticas, desde la generosidad hasta la sabiduría. El camino de estas seis perfecciones es el recorrido por todos los Budas de los tres tiempos.

oh joya en el loto hum

Los diferentes alfabetos con los que se escribe un mantra alteran la pronunciación del mismo ya que el lenguaje original es sánscrito y sólo con sistemas de escritura como el devanagari se puede representar este idioma correctamente. En el caso tibetano, la lectura del escrito de la imagen viene a pronunciarse algo así como: oh mani peme hung, que es el modo en el que los tibetanos recitan este mantra.

“La caligrafía es la manifestación física de la arquitectura del alma”

Platón

Por lo demás, también hay que decir, que la mayor parte de los tibetanos desconocen todas estas cosas, es más, dado que se trata de sánscrito, muchos ni siquiera saben cuál es su significado literal.

Pero lo que si saben es que entonar este mantra es beneficioso para su karma y que con su repetición constante al pasar las 108 cuentas de su yapa mala, al hacer la kora, o al acudir al templo, estarán invocando la ayuda del santo protector de los tibetanos: Chenrezig.

El Señor de las seis sílabas

De hecho, este mantra es también llamado el de Chenrezig, un buda conocido por muchos nombres y al que se le otorgan títulos tales como: el Buda de la compasión, el Señor que oye las voces del mundo, el Protector del Tíbet, el Gran Misericordioso y el Señor de las Seis Sílabas.

el buda de la compasión

Ver en Amazon

En la representación que se hace en el Himalaya de este santo budista, aparece sentado en la posición del Loto sosteniendo con ambas manos, a la altura del chakra del corazón una piedra Cintamani. Con otro par de manos, que simbolizan la capacidad para realizar muchas cosas a la vez, sujeta un japa mala y sostiene un loto.

Se dice que el Dalai Lama es una de las múltiples encarnaciones de Chenrezig y también que el que acude a él mediante la invocación de su mantra con auténtica devoción, siempre será atendido y protegido.

Curiosidades sobre las Piedras Mani en el Himalaya

No se sabe cuánto tiempo se llevan haciendo las piedras mani, pero se cree que es una costumbre que debió de iniciarse allá por los siglos X u XI, tiempo más que suficiente para que se hayan acumulado, literalmente, millones de estas piedras por todo el Himalaya.

Una de estas acumulaciones es la del muro de Jiana, cerca de la aldea de Xinzhai, que lleva más de tres siglos creciendo sin parar y se calcula que los casi trescientos metros de longitud de sus muros contienen más de dos millones y medio de piedras.

Cuando el viajero ocasional se encuentra con uno de estos montones de piedras, procurará rodearlo dejándolo a su derecha, esto es, en el sentido de las agujas del reloj.

Hacer la Kora

Es más, por todo el Himalaya se realizan peregrinaciones a lugares de este tipo, donde al llegar se camina dando vueltas una y otra vez mientras se repite sin cesar: «om manipadme hum«.

A esta práctica, cuya finalidad es la limpieza del karma, se la conoce como “hacer la Kora” y no es exclusiva del budismo. Los practicantes de la antigua religión chamánica Bön, todavía muy numerosos, también la realizan, sólo que en sentido contrario.

kora

Cada lugar tiene establecido un número de vueltas que deben darse para que sólo mediante la Kora se pueda llegar a la iluminación, lo que sucede es que suele ser un número bastante elevado. Por ejemplo, la Kora más grande que puede hacerse es dar la vuelta al sagrado monte Kailash, un circuito de 52 kilómetros a más de 5000 metros de altura. Para que el devoto alcance la liberación mediante la kora del Kailash, ha de darle 108 vueltas en la vida.

Banderas de oración y ruedas de plegaria

Del mismo modo que los mantras de las piedras cumplen su función al ser vistos, las banderas de colores y los molinillos o ruedas de plegaria omnipresentes en el Himalaya, esparcen al viento las oraciones que llevan inscritas como si del humo de incienso en una ofrenda se tratase.

banderas tibetanas

Ver en Amazon

Aunque las banderas contienen muchos mantras diferentes, el más repetido sigue siendo el de la joya del loto, esta vez adornado con imágenes de Chenrezig y otros símbolos cuyo objeto es el de apaciguar a los demonios del lugar para evitarnos desgracias y favorecer así la buena suerte.

El monasterio que se encuentra a mayor altitud del mundo es el de Rongbuk, a escasos 200 metros por debajo del campamento base del Everest. Al pie de un glaciar, es el último contacto con la civilización que hay antes de llegar a la montaña más alta del mundo por su cara norte. A su alrededor abundan las piedras mani, y en él se pueden ver cientos de banderas de oración y ruedas de plegaria.

Conclusión

Las piedras mani son un símbolo del valor de los pequeños actos bondadosos, el que las realiza, cree verdaderamente que en algún momento, un desconocido las verá y se beneficiará de la positividad y buenos deseos que se han puesto sobre ellas durante su fabricación. Iniciándose así una reacción en cadena de efectos positivos. (La síntesis del buen karma)

Te invito a que la siguiente vez que veas alguna de estas piedras, aunque sea a través de una foto, pienses en esto y descubras la sutil conexión que se establece entre la persona que talló la piedra y tú.

Quién sabe, lo mismo despierta en ti alguna sensación de gratitud y optimismo con la que tú también beneficiarás a los de tu alrededor.

¡Hasta otra!

Descárgate totalmente gratis mi ebook: “20 Símbolos de Oriente”, con 42 páginas de contenido original para sumergirte en la historia, leyendas y actualidad de los símbolos más interesantes de Oriente.

Descargar

ebook gratuito

Inicio » Blog » Curiosidades » Mantras en el Techo del Mundo: Piedras Mani

Deja una respuesta

Te informo que los datos de carácter personal que envíes rellenando el formulario que aparece en esta página, serán tratados por Amaya Muñoz Ezcurra como responsable de esta web y estarán ubicados en los servidores de Webempresa dentro de la UE (cuya Política de privacidad de puedes consultar aquí). Todo ello legitimado con tu consentimiento. La recogida y tratamiento de estos datos personales tiene como única finalidad la moderación de comentarios. Podrás ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales dirigiéndote a la dirección de correo electrónico: administrador@goodsfromfar.com