Checklist para crear tu propio rincón de meditación en casa

Hola de nuevo! Hace mucho que me viene rondando a la cabeza escribir una mini-guía o checklist, que te sirva de referencia para montar en casa un rincón de paz y relajación.

Por eso, en este post, te voy a contar todo lo que necesitas saber para construir ese espacio escogiendo entre todas las ideas que te voy a dar.

Como ya sabes, soy fan de la estética oriental, así que las ideas y elementos que te voy a proponer van a venir inspirados por el zen, el hinduismo, y por muchas otras creencias y filosofías de Oriente.

 

DOS HABITACIONES PARA MEDITAR

 

Antes de nada, razones para tener tu propio espacio

El ritmo de vida actual, para casi todos nosotros, genera mucho estrés y apenas nos deja tiempo en el día para simplemente parar. Y creo que a veces, sencillamente no lo hacemos porque no tenemos el lugar idóneo en el mejor sitio que se puede encontrar, que es nuestra propia casa.

Practiquen la meditación. Es algo fundamental. Una vez que se la disfruta, ya no se la puede abandonar, y los beneficios son inmediatos.

Dalai Lama

Que no te eche para atrás pensar que necesitas una sala grande o perder una habitación, sólo tienes que disponer de los elementos adecuados y así, en casi cualquier rincón, podrás tener tu propio oasis de tranquilidad.

Sin más preámbulos, vamos a ver paso a paso como hacerlo…

1.     Concretando la finalidad

No empieces la casa por el tejado, antes de nada, céntrate en el propósito que tienes para este espacio que vas a crear. Pregúntate lo siguiente:

¿Lo voy a usar exclusivamente para meditar?, ¿para hacer yoga? o ¿también lo voy a aprovechar para poder disfrutar de un rato de lectura o tomarme un té?

A lo mejor, sólo quieres tener un rincón donde descansar y evadirte de las preocupaciones cotidianas.

Tener claras las respuestas a estas preguntas en tu mente, te ayudará mucho a la hora de buscar el sitio adecuado y a tomar la decisión de los elementos que vas a incorporar.

2.     Buscando el lugar idóneo

Ahora que tienes claro para que vas a usar este espacio que vas a crear, búscale un sitio que reúna las condiciones adecuadas.

  • Si vas a meditar, apenas necesitarás espacio, un pequeño altar donde reunir tus elementos esenciales y un cojín zafu, esterilla o alfombra donde acomodarte. Olvídate de ventanas con vistas que distraigan tu atención, que ya hablaremos de la luz. Si lo que necesitas es cierto contacto con la naturaleza, coloca una planta o unas flores. Más adelante te diré algunas opciones. (No te olvides tampoco de un reloj o despertador)
  • Para hacer yoga requerirás espacio vacío suficiente para poder ejecutar tus asanas y mudras favoritos, y también necesitarás ventilación. A cambio podrás prescindir de mobiliario alguno.
  • Si lo que quieres es un sitio donde sencillamente relajarte, entonces, busca donde situar un pequeño (o gran) diván, rodéate de la decoración que más te inspire y que te evoque paraísos lejanos. Pon plantas, sitúate cerca de fuentes naturales de luz para cargar las pilas y resérvate una mesa auxiliar donde tener a mano un buen libro, un café, o una vela encendida.

 

espacio para meditar

 

Lo verdaderamente esencial, es asegurarte de que será un sitio donde nadie te vaya a molestar, y que aunque no tenga porqué ser un lugar reservado, es importante que quien conviva contigo comprenda que es tu pequeño santuario donde te refugiarás de vez en cuando.

3.     Elección del estilo

Da igual cuál sea la finalidad de tu espacio, ahora toca que pienses que estilo de decoración es el que más te va y que más sosiego te provoca.

Tienes que conseguir que el conjunto del espacio que vas a conformar, te transmita armonía y tranquilidad, transportándote a lugares lejanos.

Aunque puedes optar por una decoración ecléctica, reuniendo elementos de diferentes inspiraciones para crear algo totalmente personal, yo te recomiendo que vayas a algo más concreto, te resultará más fácil.

Como ideas, te puedo dar algunas:

3.1.  Tibetano

Evocar el misterioso Himalaya con sus altas cumbres, templos fabulosos y banderas de oración al viento puede resultarte inspirador.

En ese caso, escoge un estilo tibetano, difícil de conseguir pero no imposible, sólo tienes que elegir los complementos adecuados: un “Thangka”  o un nudo infinito en la pared, un cuenco tibetano o cualquier otro objeto ritual tántrico servirán a la perfección.

Un aparador o cómoda pueden ser ya la repera, y también los puedes adquirir sin mayor problema.

3.2.  Zen

El zen es otro estilo muy popular en estos casos. Potente y simple, que huye de lo recargado y de las estridencias, minimalista y sereno.

Para lograrlo, utiliza colores neutros y pocos adornos, aquí menos es más. Te recomiendo que te inspires en las filosofías japonesas ikebana y wabi-sabi, por ejemplo, coloca una única flor en un lugar aislado (un crisantemo o una orquídea serían ideales).

 

jardin seco zen

 

También son buena idea los bonsáis, tallos de bambú o cualquier otra planta tropical de interior.

Si tienes espacio suficiente para un karesanshui (jardín seco japonés) zen, ¡perfecto!, si no, también los hay en miniatura para interiores.

Finalmente, una pintura o caligrafía tradicional china o japonesa sobre seda, papel o piedra, pueden rematar la decoración.

3.3.  Oriental

Si no te quieres ceñir a algo tan concreto, y sólo quieres reminiscencias orientales en general, lo que estás buscando es un estilo oriental a secas. En él hay cabida para casi cualquier objeto y adorno oriental que puedas imaginar.

Piensa en un lugar e intenta reproducirlo. Hace no mucho, escribí un post sobre la estética de los fumaderos de opio, ¿una extravagancia? Puede, pero ¿por qué no?, todo lo que se te ocurra es válido.

3.4.  Hindú

Ideal para yoga, pero que también puedes utilizar para meditar. Este estilo se encuentra en el polo opuesto al estilo zen, aquí lo recargado y los colores mandan. Adornos de pared como mandalas de madera, estatuillas de deidades hindúes, o imágenes de gurús son sólo algunos ejemplos.

En la India, son muy típicos los tejidos ikat, los hay de diferentes composiciones, puedes adquirirlos de seda, de algodón, etc… Ideales para poner delante de una puerta, tapar una ventana o como un simple adorno.

3.5.  Árabe

También está el estilo árabe, que puede resultar igual de apropiado. Te aseguro que un ambiente tipo “las mil y una noches” puede ser ideal para reforzar la idea de oasis y remanso de paz.

 

habitaciones donde meditar

 

Aquí, si tienes opción, acude al agua, una pequeña fuente o un estanque en el centro de la  estancia son imprescindibles.

4.     Utiliza la técnica de los cinco sentidos

Por último, decidido ya el uso que le vas a dar a tu estancia, encontrada la ubicación y escogida la estética general, te toca elegir cada elemento.

Para ello, puedes usar esta teoría. No olvides que meditar no se trata de bloquear los sentidos, sino de ser más conscientes de lo que nos rodea, acallando los ruidos interiores y exteriores.

Dicho esto, busca un elemento que refuerce cada uno de tus sentidos sin llegar a distraerte, vamos uno por uno:

4.1.  Vista

Este sentido, en realidad, ya lo hemos tratado. Para estimularlo, tienes que encontrar la decoración adecuada que tenga sentido para tí.

Emplea una figura decorativa de buda o del santo o deidad que te inspire. Las plantas y las flores pueden llevar mucha carga de significado, cada cual el suyo propio, experimenta con ellas también.

Finalmente, escoge bien la iluminación. A parte de la luz natural que puedas tener es casi más importante la artificial, pues seguramente acudas a tu rincón muchas veces de noche.

 

meditación y lmaparas de sal del himalaya

 

Lo mejor es emplear luces tenues y cálidas, mejor amarillo y naranja suave. Huye de luces blancas o rojas que sin darte cuenta, subirán tu nivel de alerta. Un buen consejo sería utilizar lámparas de sal del Himalaya. Además de la luz suave que irradian, muchos afirman que pueden tener efectos beneficiosos sobre la salud y sin lugar a dudas, ayudan a crear una atmósfera cálida y de tranquilidad.

4.2.  Oído

No te obsesiones con el silencio, busca sencillamente eliminar el ruido. Tanto si dispones de un lugar muy silencioso como si no, fomentar un estado de bienestar se puede conseguir muy bien a través de los sonidos.

El silencio es el ruido de las cosas que no escuchamos.

Proverbio chino

Hay personas que utilizan grabaciones para ayudar a la meditación, o que escuchan música suave y relajante de fondo, y para meditaciones más “profesionales” puedes hacerte con una campana de meditación o un cuenco resonante tibetano.

4.3.  Tacto

Estimúlalo con los tejidos con que estés en contacto, ya sea en la alfombra o la esterilla, en el cojín o en el diván.

Puedes también hacerte con un yapa mala, (también conocido como rosario budista), que, si es de madera, mucho mejor.

Otra opción la puedes encontrar en las piedras. Para sostenerlas en las manos mientras meditas o lees. Sin embargo, este es un tema que da mucho de sí y no todas las piedras son iguales.

Como consejo, te diría que busques bien y no te conformes con una piedra vulgar, escoge aquella cuyo color y forma más te agraden, y con cuyo simbolismo o propiedades te veas más identificado. Lo ideal además es que conserve bien la temperatura y no se caliente rápidamente al tacto, propiedad que tiene el Lapislázuli, por ejemplo.

4.4.  Olfato

No descuides el olfato; incienso, aromas esenciales, velas aromáticas son potentes inductores de estados de relajación.

 

 

Déjame decirte que la elección del incienso es también importante, por ejemplo, si te has inspirado en un estilo árabe o del medio oriente, prueba con aromas como el Bakhoor o la Mirra, si por el contrario, has optado por un ambiente zen, no lo dudes, utiliza incienso japonés. Te invito a que eches un ojo a esta guía para principiantes en el incienso si quieres saber algo más sobre el tema.

4.5.  Gusto

Quizás creas que no es relevante, pero, hazme caso, puede serlo. ¿O es que nunca te has parado a tomar un café o té para hacer un paréntesis en el día?.

Para el propósito que nos ha traído hasta aquí, hasta un vaso de agua fresca te puede valer, todo sea para que el rato que vas a dedicar a tu meditación, no necesites interrumpirlo.

Para finalizar, cambia de vez en cuando.

No tengas miedo de cambiar un poco de vez en cuando, a lo mejor un día encuentras algo que te llama poderosamente la atención, no tiene siquiera que estar a la venta, se puede tratar de una roca o una rama en un paseo por el campo. (Coleccionar rocas no es nada raro, y es una pasión milenaria en China)

 

rama ascetica

 

Sea lo que sea, incorpóralo a tu espacio de meditación y úsalo como punto focal por un tiempo, a ver qué tal.

Al final, el resumen es que tienes que seleccionar lo que funciona para tí, sin miedo a probar cosas diferentes en distintas épocas del año.

Esto es todo, por hoy, espero que te haya resultado de utilidad, si tienes algo que compartir, no dudes en dejar tus comentarios.

Hasta otra!

 

¿Te gusta encender incienso?
¿Admiras los Jardines Zen o  los estanques con flores de loto?

Suscríbete y te hablaré de todo esto y mucho más que no verás publicado en el Blog.

Responsable del fichero: Amaya Paula Muñoz Ezcurra. Finalidad: envío de publicaciones  y correos comerciales. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: los datos serán guardados por Mail Chimp, acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy. Podrás darte de baja de este servicio y ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndote a: administrador@goodsfromfar.com

 

Inicio » Blog » Decoración » Checklist para crear tu propio rincón de meditación en casa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te informo que los datos de carácter personal que envíes rellenando el formulario que aparece en esta página, serán tratados por Amaya Muñoz Ezcurra como responsable de esta web y estarán ubicados en los servidores de Webempresa dentro de la UE (Cuya Política de privacidad de puedes consultar aquí). Todo ello legitimado con tu consentimiento. La recogida y tratamiento de estos datos personales tiene como única finalidad la moderación de comentarios. Podrás ejercer en cualquier momento tus derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales dirigiéndote a la dirección de correo electrónico: administrador@goodsfromfar.com