La Laca Japonesa, el Urushi

Cuando llegaron los primeros europeos, portugueses y españoles, a las costas Japonesas allá por el siglo XVI, descubrieron un arte que enseguida les llamó la atención y que todavía hoy sigue siendo muy apreciado. El laqueado, un auténtico emblema del País del Sol Naciente.

 

caja japonesa

¿Qué es el laqueado?

El laqueado o lacado japonés que tanto impresionó a nuestros antepasados, es una técnica artística similar al esmaltado empleada para proteger y decorar objetos, normalmente de madera o cerámica, mediante el recubrimiento de laca Urushi, una sustancia natural dura y brillante parecida al barniz.

Los objetos laqueados con Urushi, tienen un acabado brillante y lustroso que les confiere un particular aspecto húmedo, mientras que al tacto son suaves y frescos. Relicarios, imágenes de Budas y otros objetos religiosos eran así tratados desde siempre, además debido a lo resistente y duradero del resultado, esta técnica se ha empleado también para proteger y adornar utensilios de cocina, instrumentos musicales, joyería e incluso armaduras.

 

katana con funda laqueada

 

La laca Urushi es impermeable y no la estropea el salitre ni le atacan los ácidos, sólo los rayos ultravioleta le deterioran, con lo que, con el tiempo, un acabado de laca se puede estropear si se expone mucho al sol.

El Urushi

En japonés, la palabra Urushi se emplea para denominar, tanto al árbol de la laca como a la resina del mismo. A veces, fuera de Japón, también se llama Urushi a las diferentes técnicas de laqueado japonés, aunque en realidad cada una tiene su propio nombre.

El Urushi, a diferencia de otras lacas que son sintéticas o provienen de insectos (del gusano de la laca) procede de un árbol y su obtención es compleja y costosa. Es tóxico al tacto y un árbol no da más cantidad de Urushi al año que el equivalente a un vaso de agua.

Para obtener el Urushi, el artesano hace incisiones muy controladas en el tronco del árbol, que deja sangrar sólo entre los meses de junio y septiembre que es cuando la calidad de la resina es mejor. Posteriormente se trata la resina para deshidratarla y teñirla, ya que en estado natural tiene un color amarillento parduzco que no se suele emplear.

laca urushi

A la hora de teñirla, los colores más utilizados han sido siempre el rojo y el negro, conseguidos añadiendo a la resina pequeñas cantidades de óxido de hierro y cinabrio respectivamente, aunque en la actualidad se consiguen todo tipo de colores mediante pigmentos más modernos.

El Urushi no se emplea sólo para las técnicas de laqueado, sino que es un componente esencial en la técnica del Kintsugi, la carpintería de oro.

Historia

Como tantas otras artes, se cree que la técnica del lacado llegó a Japón desde China. Sin embargo, mucho antes los artesanos japoneses ya laqueaban objetos con otras resinas de menor calidad.

Diferentes técnicas y estilos se desarrollaron a lo largo de los siglos, de modo que para cuando los europeos llegaron a las islas, el nivel de sofisticación era ya muy elevado. Durante los siglos XVI y XVII, los Japoneses rebajaron la calidad de sus trabajos para satisfacer la demanda de lacados de los europeos, dando lugar a lo que se conoció como las lacas Nambán, hechas exclusivamente para exportar, con menos capas de laca y diseños al gusto europeo.

En Europa, los objetos lacados eran muy valorados y acababan normalmente en manos de la aristocracia y el clero, de hecho, los primeros objetos lacados llegaron de manos de jesuitas que fueron como misioneros a Japón y mandaron hacer objetos religiosos lacados.

La importación de objetos lacados japoneses a Europa se prolongó hasta principios del siglo XIX cuando ya sólo quedaban los holandeses para comerciar en las islas niponas. Durante ese tiempo, los monarcas europeos coleccionaron preciosos objetos lacados y en los monasterios y conventos se podían encontrar sagrarios o atriles de la misma procedencia, que aún hoy se conservan.

Tras un breve periodo en el que el comercio se interrumpió, a mediados del siglo XIX, Europa y ahora también Estados Unidos, retomaron el comercio con Japón, importando de nuevo objetos lacados con las más modernas técnicas como el Maki-e.

Las diferentes técnicas

El modo más sencillo y antiguo de trabajar con la laca es el de aplicar sucesivas capas de la misma sobre el objeto en cuestión, tras cada aplicación se realiza un secado, y al final, la última capa, que suele ser transparente, se pule. De esta manera se consiguen objetos sencillos pero resistentes que era lo que originalmente se buscaba.

Una vez que la laca ha absorbido humedad del aire, se seca rápidamente y adquiere una gran dureza, lo que le hace susceptible de ser esculpida, así si las capas tienen suficiente grosor, se puede tallar sobre ellas, de modo que utilizando capas de diferentes colores se pueden realizar vistosos diseños. El nivel de detalle que se puede alcanzar es enorme.

 

caja urushi

 

También es posible pintar el Urushi, aplicando con pincel directamente o mediante mezclas con cola u óleos.

Otro modo de lacado tradicionalmente muy cotizado, consistía en añadir incrustaciones de materiales valiosos en la laca, como el marfil, coral, perlas o metales preciosos. Por ejemplo, durante el siglo XVI, fue, en Europa muy popular el nácar y las perlas, y en Japón, las conchas de tortuga.

Hay muchas otras maneras que utilizan los artesanos japoneses para trabajar y aplicar el urushi, pero sin duda, la técnica de lacado reina, antiguamente y hoy en día, es el Maki-e, consistente en añadir polvo de oro y otros metales preciosos a los dibujos finales que luego son cubiertos con una última capa a modo de barniz que se pule para abrillantarla. Es curioso que unos de los objetos más apreciados en la actualidad hechos al estilo maki-e, sean las plumas estilográficas.

 

estilográficas lacadas

Resumiendo

Aunque el Urushi en sí mismo no es un descubrimiento japonés, son los artesanos japoneses los que han desarrollado a lo largo de los siglos, múltiples técnicas a cual más sofisticada y precisa de trabajar esta laca. Los objetos trabajados con Urushi además de ser muy resistentes, pueden llegar a ser espectacularmente bellos y durante siglos han sido admirados en el mundo entero.

Y esto es todo por esta vez, ya sabes, si te ha gustado o te parece de utilidad, comenta o comparte si quieres, hasta otra!

 

Descárgate totalmente gratis mi ebook: “20 Símbolos de Oriente”, con 42 páginas de contenido original para sumergirte en la historia, leyendas y actualidad de los símbolos más interesantes de Oriente.

Descargar

 

Inicio

Inicio » Blog » Materias primas » La Laca Japonesa, el Urushi

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te informo que los datos de carácter personal que envíes rellenando el formulario que aparece en esta página, serán tratados por Amaya Muñoz Ezcurra como responsable de esta web y estarán ubicados en los servidores de Webempresa dentro de la UE (cuya Política de privacidad de puedes consultar aquí). Todo ello legitimado con tu consentimiento. La recogida y tratamiento de estos datos personales tiene como única finalidad la moderación de comentarios. Podrás ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales dirigiéndote a la dirección de correo electrónico: administrador@goodsfromfar.com